Justicia

Pacientes compran insumos quirúrgicos y siguen sin ser atendidos

La Comisión de Salud del Congreso de la República recorrió los hospitales Roosevelt y General San Juan de Dios para verificar estén abastecidos, pero encontraron que hacen falta insumos y que algunos pacientes deben comprarlos. En el último de los centros asistenciales solo funciona una de 14 salas de cirugía.   

Por Natiana Gándara

La comisión del Legislativo  visitó ambos hospitales al  vencer el amparo que otorgó la Corte de Constitucional (CC) para suministrarlos de manera inmediata. El recorrido desveló el nivel de abastecimiento tanto de insumos quirúrgicos, como de medicamentos, alimentos y equipo.

Durante el recorrido se evidenció que los equipos siguen sin funcionar. En el Hospital San Juan de Dios se cuenta con un solo aparato de rayos X, el cual solo toma radiografías generales y no específicas.

Asimismo,  de 14 salas de cirugía solo una está en funcionamiento. De cuatro lavadoras para desinfectar y limpiar la ropa de los pacientes y la de cama, funcionan dos.

En el área de alimentos, no funciona el recipiente donde se esterilizan los biberones del área pediatría y por eso se utiliza una olla.





Rinde informe

Ayer venció el plazo de la CC y el Hospital Roosevelt, en un informe, indicó que los niveles de abastecimiento de los medicamentos es de 80 por ciento; del material médico quirúrgico, 85; de laboratorios clínicos, 92; de medicina nuclear, 92; y de nutrición y dieta, 92. El informe detalló que dicho hospital, en el primer trimestre del 2016, ha cancelado un 90 por ciento de la deuda de arrastre correspondiente al año pasado.

El hospital General San Juan de Dios no envió ningún informe al respecto de su situación actual.





Calvario para pacientes 

Dos pacientes a la espera de operación, en el área de traumatología  del Hospital San Juan de Dios, mostraron a medios de información varios recibos de depósitos donde consta la compra de material quirúrgico. Los montos oscilaban entre Q16 mil  y Q23 mil. Indicaron que no podían ser atendidos porque no había salas disponibles o no se contaba con ciertos aparatos especializados.