Justicia

Liberan a menor retenida en reducto de pandilleros

Una menor de 14 años fue liberada este lunes de un reducto de pandilleros, donde permaneció las últimas dos semanas. En el lugar era ultrajada y utilizada como mensajera, para entregar armas y drogas a grupos afines al Barrio 18.

Por Carlos Álvarez y José Manuel Patzán

Fiscales del MP recolectan evidencias en el cuarto donde tenían retenida a la menor, en San Miguel Petapa. (Foto Prensa Libre: Érick Avila)
Fiscales del MP recolectan evidencias en el cuarto donde tenían retenida a la menor, en San Miguel Petapa. (Foto Prensa Libre: Érick Avila)

La Policía Nacional Civil (PNC), informó que el operativo se realizó la mañana de este lunes en una vivienda ubicada en la 28 avenida y 23 calle, Villa Hermosa 1, zona 7 de San Miguel Petapa.

La policía precisó que la menor de 14 años, liberada este lunes tenía una alerta Alba Keneth activada desde el pasado 5 de abril, por su desaparición.

En el reducto las autoridades capturaron a Jordi Coronado Recinos de 20 años y dos menores, presuntos integrantes de la estructura criminal autodenominada Barrio 18, quienes custodiaban a la menor.

En el lugar también se localizaron armas de fuego y municiones para fusil.

Engañadas

Las autoridades explicaron que la menor, junto a su cuñada quien es mayor de edad, fueron contactadas y engañadas para que llegaran a ese lugar desde Villa Lobos, zona 12 de Villa Nueva, el pasado 4 de abril.

Al llegar una mujer se les acercó, las amenazó con un arma de fuego y las llevó con varios hombres quienes las mantuvieron retenidas y ultrajaban desde ese día.

Los hombres no intentaron mantener comunicación con la familia de las mujeres ni pidieron ningún tipo de rescate por su liberación.

Ayer domingo a eso de las 20 horas la cuñada de la menor logró escapar e inmediatamente se contactó a sus familiares a quienes relató lo que sucedió, inmediatamente la familia alertó a las autoridades.

Investigadores de la PNC explicaron que tienen identificado que estos grupos atrapan a mujeres y adolescentes, las retienen y las amenazan por varios días, para lograr que colaboren con ellos.

Generalmente les dicen que las mataran a ellas y sus familias para lograr que cobren extorsiones y trasladen drogas, armas y mensajes a los integrantes de la estructura criminal.

Las autoridades incautaron dos pistolas, cinco celulares, una tolva para arma corta, dos tolvas para fusil AK-47 y varias municiones útiles.