Justicia

Proceso de nominación para la CC avanza entre críticas

La participación de varios abogados pertenecientes a las instancias que nominarán a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) es motivo de controversia y críticas, según miembros de la Mesa Multisectorial, que vigila el proceso de selección de magistrados del máximo tribunal en materia constitucional.

Por G. Sánchez y M. Hernández

Entre las 22 hojas de vida que recibió el Consejo Superior Universitario (CSU) se encuentran las de Gloria Porras, actual presidenta de la CC. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Entre las 22 hojas de vida que recibió el Consejo Superior Universitario (CSU) se encuentran las de Gloria Porras, actual presidenta de la CC. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

El primer caso se refiere a Sergio Pineda, magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quien a pesar de que se inhibió de conocer los expedientes, mantiene comunicación con sus pares y ello induce a pensar que sería beneficiado para la designación por parte de la CSJ: un claro caso de conflicto de intereses y tráfico de influencias.

Eleonora Muralles, de Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro, considera que las instancias nominadoras creen que al designar a un profesional cercano o de su círculo los protegerá en caso de una resolución que les afecte. Sin embargo, el magistrado, al ser designado, tiene que romper cualquier lazo, ya que se debe mantener la independencia de las diferentes instituciones.

“Nuestro mensaje es para las entidades designadoras, para que entiendan que el magistrado que designan no va a ser su representante, porque lo hemos escuchado. Ellos tienen la responsabilidad de elegir a una persona idónea y desligarse al momento en que asuman su cargo en la CC”, expresó Muralles.

Carmen Aída Ibarra, del Movimiento Pro Justicia, señaló que magistrados de la CSJ y dos de la Corte de Apelaciones se postularon, lo que muestra valores contrarios a la ética.

“Se debe cuestionar esta situación porque se detecta conflicto de interés y tráfico de influencias. Aparte, los dos magistrados de Salas —Cruz Munguía y Eddy Orellana— fueron comisionados que postularon a los actuales magistrados a la CSJ”, subrayó Ibarra.

También se observa ese problema en la Universidad de San Carlos de Guatemala, donde se postuló José Francisco de Mata Vela, director de Asuntos Jurídicos de esa casa de estudios superiores, quien en todo caso debió renunciar para participar.

Si en el Congreso se postula el diputado Oliverio García Rodas, como se cree, también caería en este círculo en que los nominados tendrían una ventaja sobre los demás profesionales.

Los magistrados de la CSJ, luego de conocer impugnaciones, decidieron recibir la papelería de Mario Archila, quien había quedado fuera del proceso al principio.