Justicia

Sale de prisión Marco Tulio Abadío Molina, exjefe de la SAT

Un Juzgado de Ejecución Penal ordenó la libertad del exsuperintendente de la SAT y excontralor general de cuentas, Marco Tulio Abadío Molina, quien fue condenado a 30 años de prisión hace 10 años por un desfalco a esa institución.

Por Mynor Toc / Guatemala

En abril de 2007, el Tribunal Quinto de Sentencia halló culpable a Marco Tulio Abadío por el desfalco de Q24 millones en la Superintendencia de Administración Tributaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En abril de 2007, el Tribunal Quinto de Sentencia halló culpable a Marco Tulio Abadío por el desfalco de Q24 millones en la Superintendencia de Administración Tributaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Abadío Molina salió de prisión el pasado 19 de abril de este año, confirmó el Sistema Penitenciario. El reo, quien guardaba prisión en la cárcel Pavoncito, obtuvo del juzgado antes citado una redención de la pena por trabajo.

En el 2007, el Tribunal Quinto de Sentencia, impuso a Marco Tulio Abadío, 30 años y seis meses de cárcel, el pago de Q24 millones 158 mil, por responsabilidades civiles, y una multa de Q90 mil, por concusión, fraude y lavado de dinero.

Los hechos ilícitos se cometieron con la sobrevaloración de productos publicitarios y servicios, por medio de contratos a empresas afines a Abadio.

El Ministerio Público demostró que se adjudicaron contratos con más de 30 empresas, que sobrevaloraron los productos por más de Q24 millones. Algunas no existían, pero cobraron a la SAT.

Marco Tulio Abadio Molina fue detenido por la Policía en noviembre de 2004, después de varios meses de ser perseguido. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Marco Tulio Abadio Molina fue detenido por la Policía en noviembre de 2004, después de varios meses de ser perseguido. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Cronología

Estos son los hechos que culminaron con la condena de Abadío.

Investigación

Una investigación de Prensa Libre, en febrero de 2004, descubre el desfalco en la SAT, por más de Q40 millones, durante la administración de Marco Tulio Abadío Molina.

Captura

El Ministerio Público hace las pesquisas, y después de cinco meses de búsqueda, el 14 de julio de 2004, las autoridades logran la captura de Abadío, en una residencia de la zona 17.

Cae Junior

Tras año y medio de permanecer escondido en EE.UU., Prensa Libre encuentra a Junior Abadío Carrillo, que es deportado el 14 de diciembre de 2005. También son detenidos otros sindicados.

Recursos

Abadío, sus hijos y los otros cinco procesados presentan una serie de recursos para conseguir su libertad, pero son rechazados. El Tribunal Quinto es designado para seguir el juicio.

Debate

El juicio contra los siete procesados se inició el 7 de febrero de ese año. Byron Abadío Carrillo fue detenido al segundo día del debate, al revocarse la medida sustitutiva de que gozaba.

Marco Tulio Abadío

El 10 de octubre de 2002, Abadío salía del cargo, el cual estuvo a punto de perder por sus diferencias con el entrante partido de gobierno, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), del que luego se convertiría en aliado.

Durante la administración del FRG, se le nombró jefe de la SAT. Ex correligionarios del FRG el nombramiento de Abadío en la SAT se dio por haber declarado, como Contralor, que no había nada que perseguir en el caso de las cuentas bancarias en Panamá, donde se vinculaba al entonces presidente Alfonso Portillo y a otros funcionarios.

Fue en la SAT donde se descubrió el saqueo de más de Q60 millones, atribuidos a Abadío, sus familiares y otros cómplices. Luego se conoció acerca de gran cantidad de inversiones que había efectuado el encargado de recaudar los impuestos de los guatemaltecos. Entre éstos, gasolineras, casas, lotificaciones, centros comerciales, empresas y hasta 33 vehículos, la mayoría de modelo reciente y de lujo.

Abadío, el "empresario de éxito"

A Marco Tulio Abadío, el dinero obtenido mientras estuvo en la SAT le alcanzó para muchas cosas, hasta para regalarle Q1.8 millones al partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que recibió los fondos para la campaña, por considerar que, según su líder Álvaro Colom, provenían de un "empresario de éxito".

Colom confirmó que recibieron fondos del ex superintendente de Administración Tributaria.

Explicó que aceptaron dos cheques por Q1 millón 800 mil, provenientes de cuentas personales de Abadío, porque él se presentó como un empresario de éxito que quería colaborar con la UNE.

Mencionó que Abadío los sorprendió en su buena fe, y hasta dijo que, de establecerse que el dinero era parte de lo que supuestamente se llevó de la SAT, lo devolverían.

En el 2004, el Gobierno ofreció Q200 mil por datos que llevaran a detención de Abadio.

Datos tomados de la Hemeroteca de Prensa Libre