Justicia

Sindicados de corrupción buscan consuelo en la Biblia

Limitadas son las actividades de los reos, y en el caso de varios exfuncionarios acusados de corrupción, la lectura de la Biblia es una opción.

Por Alex Rojas

Juan de Dios Rodríguez lee la Biblia mientras espera la audiencia en la Sala de Vistas de la CSJ. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Juan de Dios Rodríguez lee la Biblia mientras espera la audiencia en la Sala de Vistas de la CSJ. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Este lunes la Sala de Vistas de la Torre de Tribunales recibió a 45 personas, entre ellas varios exfuncionarios del gobierno del Partido Patriota, incluidos los exgobernantes Otto Pérez Mollina y Roxana Baldetti.

El traslado de los reos, con excepción de Pérez Molina y Baldetti, se hizo desde la cárcel Mariscal Zavala en un bus del Sistema Penitenciario, luego todos hicieron una fila para ingresar, uno a uno, a las instalaciones judiciales.

Juan de Dios Rodríguez, quien figuró como secretario privado de Otto Pérez Molina y presidente de la Junta Directiva del Seguro Social, llegó con una chaqueta azul, playera y pantalón de lona. Sus respuestas fueron monosilábicas.

Ya en la Sala, Rodríguez tomó una Biblia y se hundió en la lectura. El libro pareciera que da tranquilidad a varios sindicados, otros en cambio, ven en el Código Penal su camino.

Gustavo Alejos también recurrió a las Santas Escrituras para matar las horas que dilató el inicio de la audiencia. Otros a su alrededor, con la vista perdida parecía que evitaban contacto directo o cruzar palabras con sus pares, con los que también comparten la cárcel Mariscal Zavala.



Gustavo Alejos sostiene entre sus manos una Biblia. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Gustavo Alejos sostiene entre sus manos una Biblia. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)


Dwight Pezzarossi y Rudy Gallardo, en cambio, pareciera analizar a más profundidad su caso; ambos absorbidos por la lectura también cruzaban palabras, acaso una opinión o comentario.

Otros sindicados, menos conocidos y mediáticos, ocuparon el lugar asignado y aguardaron la diligencia judicial; unos con semblante serio y preocupado, otros con expresiones más relajadas, aunque la mayoría evitaba las conversaciones.

La Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia albergará la audiencia de primera declaración, luego que se intentara sin éxito comenzar la diligencia el pasado lunes, en el Juzgado de Mayor Riesgo B.



Dwight Pezzarossi y Rudy Gallardo comparten un texto y discuten sus enfoques. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Dwight Pezzarossi y Rudy Gallardo comparten un texto y discuten sus enfoques. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)


La Sala de Vistas ya ha servido para alojar casos emblemáticos como el juicio por genocidio contra Efraín Ríos Montt y el caso por la desaparición de la antropóloga Myrna Mack.

El mismo recinto también ha sido negado para otros procesos, como el segundo juicio por genocidio contra Ríos Montt o el caso Creompaz, contra 10 militares por crímenes de lesa humanidad.