Justicia

Tres mujeres resultan heridas en ataque a bus

Un hombre y dos mujeres resultaron con heridas bala durante un ataque armado que desconocidos perpetraron contra el piloto de un bus de la empresa Esmeralda en el kilómetro 15 de la ruta al Pacífico, Villa Nueva.

Por Byron Vásquez

La Policía Nacional Civil capturó a los sospechosos de cometer el ataque armado. (Foto Prensa Libre: E. Paredes)
La Policía Nacional Civil capturó a los sospechosos de cometer el ataque armado. (Foto Prensa Libre: E. Paredes)

A la emergencia del hospital de Amatitlán, Bomberos Departamentales trasladaron con una herida de bala a Samuel Vásquez de 23 años y, a la emergencia del Seguro Social 7/19 los Bomberos Voluntarios ingresaron a dos mujeres con crisis nerviosa, según el reporte de los socorristas.

Néstor Pérez, El piloto del autobús detalló a la Policía Nacional Civil que dos hombres que se conducían en una moto se colocaron frente de la unidad y uno de ellos comenzó a disparar. “Detuve la camioneta y me tiré al suelo para salvar mi vida”, manifestó.

Cerca del lugar del ataque circulaba un autopatrulla que persiguió a los motoristas quienes fueron detenidos en el ingreso al Búcaro, uno de ellos es Edwin Alfredo Monterroso Chacón de 18 años, el segundo capturado tiene 17.

Año trágico

El defensor del Usuario del Transporte Público de la Procuraduría de los Derechos Humanos  (PDH) , Edgar Guerra, dijo que en lo que va de este año 136 personas relacionadas con ese sector han fallecido a causa de la violencia, incluyendo a tres presuntos asaltantes.

Las víctimas incluyen conductores de autobús con 34 víctimas, 28 usuarios, 18 ayudantes, cinco empresarios del transporte, 11 conductores de taxi, 25 de bicitaxi, siete de microbús, cinco miembros de seguridad privada y tres supuestos delincuentes, detalló Guerra.

De acuerdo con el funcionario, la mayoría de actos violentos contra este sector, considerado uno de los trabajos más peligrosos en este país centroamericano, obedece a que los conductores se niegan a pagar la extorsión que cobran los pandilleros, así como a asaltos a las unidades.





Guatemala vive una ola de violencia que deja unos 6.000 muertos al año, principalmente por lucha entre narcotraficantes y rivalidad de violentas pandillas, principales responsables de las extorsiones.