Amotinamiento en la cárcel para hombres en Jutiapa deja daños en negocios y vehículos

Los internos en la cárcel para hombres de la ciudad de Jutiapa se amotinaron la tarde de este martes como protesta por los privilegios que tienen más de 30 internos que se encuentran en el área conocida como Banderas.

Por Óscar González / Jutiapa

Agentes de la PNC ingresan a la prisión de la ciudad de Jutiapa para poner orden mientras se desarrollaba un diálogo entre autoridades y los inconformes. (Foto Prensa Libre: Óscar González)
Agentes de la PNC ingresan a la prisión de la ciudad de Jutiapa para poner orden mientras se desarrollaba un diálogo entre autoridades y los inconformes. (Foto Prensa Libre: Óscar González)

Los inconformes reclamaban que esos reos deben ser ingresados al área común para que no haya privilegios para quienes pagan hasta Q10 mil por tener derecho de estar en el área de Banderas.

También reclamaron el traslado de dos reos que a pesar de tener más de cuatro años de haber recibido su sentencia aún continúan en este reclusorio, en donde cometen muchos abusos.

Uno de los reclusos amotinados dijo: “Los nombres de estos no los vamos a hacer públicos, porque cuando los medios de comunicación dan a conocer la identidad de los presos que queremos que trasladen, sus abogados rápidamente interponen recursos legales para evitar que sean trasladados a Pavón para que cumplan sus condenas”.

“En esta oportunidad solo les dimos los nombres al jefe de la PDH y al Gobernador Departamental para que ellos realicen las gestiones a donde corresponde, sin que los abogados impidan con sus argucias esos traslados. De lo contrario la otra semana volverán los amotinamientos”, reiteró.

Los reclusos molestos destruyeron una pared de block que recién fue construida para habilitar una nueva área de dormitorios.

Los trozos de block y de concreto fueron lanzados a la calle ocasionando destrozos en los negocios que funcionan frente a la cárcel de Jutiapa.

Además dañaron vehículos que estaban parqueados en la calle.

Comerciantes y vecinos se alarman

Vecinos y comerciantes del sector se alarmaron al producirse el amotinamiento. “Creímos que se trataba de una fuga masiva, porque los presos lanzaban pedazos de una pared que solo pudieron hacerlos con herramienta pesada. Se escuchaban gritos como si se tratara de una horda de salvajes”.

Aproximadamente 50 agentes de la Policía Nacional Civil con equipo antimotines llegaron a los alrededores de la prisión preventiva, y cuando intentaron ingresar los privados de libertad les lanzaron piedras y trozos de concreto.

Una hora después de haber comenzado el amotinamiento ingresaron al reclusorio el gobernador Marvin Carranza y el auxiliar departamental de derechos humanos Darío Flores, quienes dialogaron durante 20 minutos con los reos.

Los amotinados exigieron que el diálogo se realizara sin la presencia de periodistas para que no se publicaran los nombres de los reclusos que exigen sean trasladados a una granja penal.

Marvin Carranza al concluir el diálogo informó: “Vamos a verificar cuáles son los privilegios que supuestamente tienen los reos de Banderas”.

Darío Flores, de la PDH, dijo: “Los reos hacen señalamientos cada vez que hay un amotinamiento, pero cuando viene personal de esta entidad a investigar niegan lo que denuncian. Así no podemos hacer nada”.

Después de llegar a acuerdos todo volvió a la normalidad dentro de la cárcel, pero afuera de esta se formó un atasco vehicular de varios kilómetros.