Migrantes

Capturan a traficante y rescatan 15 hondureños

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC)  capturaron este lunes a un supuesto traficante de personas y rescataron a 15 ciudadanos hondureños y una menor guatemalteca que iban ilegalmente hacia EE. UU.

Por Guatemala / EFE

La PNC captura a Néstor Vásquez Pérez, señalado de ser el traficante que trasladaría a Estados Unidos a 15 migrantes hondureños y una guatemalteca. (Foto Prensa Libre: PNC)
La PNC captura a Néstor Vásquez Pérez, señalado de ser el traficante que trasladaría a Estados Unidos a 15 migrantes hondureños y una guatemalteca. (Foto Prensa Libre: PNC)

El vocero de la PNC, Jorge Aguilar, explicó que el arresto de Néstor Vásquez Pérez se produjo durante un operativo en Quetzaltenango.

Según la PNC, Vásquez, de 43 años y de nacionalidad no precisada, trasladaba desde la capital en un autobús extraurbano a 11 hombres y 4 mujeres, todos hondureños, así como a una menor guatemalteca de 12 años, con destino final hacia Tecún Umán, en la frontera con México.

Los inmigrantes hondureños explicaron a las autoridades guatemaltecas que les habían ofrecido llevarlos a Estados Unidos a cambio del pago de 40.000 quetzales (5.249 dólares) por cada uno, dijo.

Las 16 personas fueron rescatadas por la Policía, que coordina con la Dirección General de Migración la deportación de los hondureños a su país.

Mientras que la menor guatemalteca ha sido entregada a la Procuraduría General de la Nación. Las investigaciones policiales detallan que Vásquez Pérez pretendía trasladarse en los próximos días con los migrantes a México, lugar en el cual pacataría con un grupo de traficantes el paso por ese país.

Se sopecha por la PNC que en Guatemala existen otras personas vinculadas al hombre capturado y conformarían una red que transporta a migrantes centroamericanos hacia EE.UU.

Deportaciones 

El Gobierno de EE.UU. prepara un plan masivo de deportación de indocumentados centroamericanos y se centra particularmente en quienes llegaron a ese país después del primer día del 2014.

Representantes de migrantes y hasta congresistas estadounidenses rechazan la medida y la catalogan como   inhumana, debido a que muchas de esas personas  huyen de la violencia  en sus países de origen.

“El Gobierno de EE. UU. se mantiene firme en sus políticas de deportaciones de indocumentados y está centrando  esfuerzos en expulsar a los inmigrantes que hayan cruzado la frontera en el último año y medio”, informó hace varios días la vocera del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Marsha Catron, a agencias internacionales de noticias.

Entre esos migrantes  se encuentran  miles de niños que cruzaron sin acompañante la frontera durante el verano del 2014 para escapar de la violencia y la falta de oportunidades económicas en sus países, en su mayoría El Salvador, Guatemala y Honduras.