Migrantes

Guatemalteco se libra de ser deportado por error y pasa casi 10 meses en una prisión de EE. UU.

Un guatemalteco recuperó su libertad después de estar casi 10 meses en una prisión de Chicago porque su nombre apareció erróneamente en una lista que lo sindicaba de ser un pandillero. 

Por Roni Pocón

Emotivo fue el reencuentro de Wilmer Catalán Ramíres después de estar en prisión por un error de la Policía. (Foto Prensa Libre: Chicago Tribune)
Emotivo fue el reencuentro de Wilmer Catalán Ramíres después de estar en prisión por un error de la Policía. (Foto Prensa Libre: Chicago Tribune)

Con lágrimas, abrazos y besos fue el emotivo reencuentro de Wilmer Catalán Ramírez con sus dos hijos y esposa después de permanecer cerca de 10 meses en prisión.

Él es un migrante guatemalteco de 31 años que logró salir de una prisión de Chicago donde permaneció arrestado al ser incluido equivocadamente en una lista de pandilleros.

“Quiero darle las gracias a Dios porque me regresó con mi familia, no tengo palabras para explicar lo que siento. Me siento muy feliz de estar con mis hijos y mi esposa (…) Ha sido como un hospital, bien difícil la situación en la que me encontraba, pensando todos los días que iba a dejar a mis hijos pequeños, ha sido muy duro”, dijo Catalán Ramírez.

La esposa agradeció a los medios de comunicación, a las organizaciones promigrantes y a los abogados por haber ganado esta batalla en el caso y lograr que su esposo recuperara su libertad.

“No hay palabras para agradecerles a todos los que me han ayudado y apoyado para que mi esposo no fuera deportado”, dijo Celene Adame, esposa de Catalán Ramírez. 

El arresto de Catalán ocurrió el 27 de marzo del año pasado, cuando agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas conocido como ICE, ingresaron a su residencia a la fuerza y sin una orden judicial durante una redada en el barrio Las Empacadoras en la ciudad de Chicago.

Personas protestaron en varias ocasiones afuera de la corte para pedir la libertad de Wilmer Catalán. (Foto Prensa Libre: Ocad)
Personas protestaron en varias ocasiones afuera de la corte para pedir la libertad de Wilmer Catalán. (Foto Prensa Libre: Ocad)

Según Chicago Tribune, al momento del arresto Catalán Ramírez fue herido por los agentes, quienes lo llevaron a prisión con intenciones de deportarlo porque supuestamente su nombre aparecía en una base de datos de la policía que lo sindicaba de ser integrante de una pandilla.

Aunque otros medios aseguran que el guatemalteco estaba convaleciente tras resultar herido dos meses antes de la captura durante un tiroteo.

La esposa grabó un video del momento de la captura, el que posteriormente difundió en redes sociales, donde la mujer denunciaba que arrestaron a su esposo sin una orden judicial.

El video se hizo viral y la mujer consiguió el apoyo de Comunidades Organizadas contra las Deportaciones (Ocad) y la asesoría legal para enfrentar el proceso.

En mayo de 2017 la esposa de Catalán y los abogados presentaron una demanda contra la municipalidad del Condado de Cook porque los agentes de ICE se habrían basado en información falsa para incriminar a Catalán Ramírez como pandillero “solo porque era un joven latino que vivía en un barrio que se considera territorio de pandillas”, dijeron los abogados a Chicago Tribune.

Una imagen de la familia Catalán Adame durante una visita a la playa. (Foto Prensa Libre: Celene Adame)
Una imagen de la familia Catalán Adame durante una visita a la playa. (Foto Prensa Libre: Celene Adame)

Al guatemalteco también lo respaldaba estar solvente de antecedentes criminales en el condado, previo a ser arrestado.

En noviembre la policía de la localidad envió una carta a ICE en el que reconocían que Catalán Ramírez no cumplía con los criterios legales para confirmar que era un pandillero.

“La ciudad de Chicago debe admitir que hay problemas sistemáticos con toda la base de datos de pandillas y, como punto de partida, deben dejar de poner nombres en esta lista, revisar su contenido y crear vías para que las personas busquen su eliminación de la lista", aseveró Ocad en un pronunciamiento.

Durante el proceso la familia denunció que le fue difícil acceder a los servicios médico dentro de prisión y la corredora de seguros enviaba facturas de cobro por los servicios a la casa de la familia.

Sheila Bedi, la abogada defensora, explicó a Telemundo que la batalla legal continúa y que Catalán Ramírez se encuentra bajo libertad condicional, porque debe reportarse y seguir ciertas reglas, mientras continúa el proceso para que lo declaren completamente libre y logre conseguir una visa tipo U.