Migrantes

Guatemalteco que sobrevivió a masacre de Orlando aún espera resolución migratoria

Uno de los connacionales que sobrevivió a la masacre ocurrida el 12 de junio de 2016 en un club gay en Orlando, Florida, aún no tiene resolución de su estatus migratorio y debe esconderse del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en Inglés).

Por Irene de León

Archivado en:

Orlando Pulse Sobreviviente
Este es el club donde ocurrió el ataque. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Este es el club donde ocurrió el ataque. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

El guatemalteco fue entrevistado por el noticiero Telemundo, que no dio a conocer su nombre para resguardar su identidad, y relató que solicitó la “Visa U” que permite a las víctimas de violencia permanecer legamente en Estados Unidos.

“Todavía no tengo respuesta de un estatus legal, eso me da pánico…Tengo que tomar medicamentos para dormir, me preocupa mi estatus, quiero trabajar, quiero ser alguien”, comentó el hombre durante la entrevista.

La cadena televisiva informó que las autoridades tienen una cuota anual de 10 mil visas de este tipo, pero ya hay más de 140 mil personas en espera.

La masacre

Omar Mateen. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Omar Mateen. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

La madrugada el 12 de junio un hombre con un rifle de asalto y una pistola irrumpió en el club gay Pulse en Florida, donde asesinó a 49 personas e hirió a más de 50.

El atacante fue identificado como Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano.

El padre dice que su hijo tenía problemas extremos con los homosexuales. Una vez ya se había violentado cuando vio a dos hombres en Miami besarse y acariciarse públicamente. "Mira eso. Ellos hacen eso y mi hijo lo ve", le dijo Omar.

Había llamado la atención el FBI en 2013 por jactarse de tener conexiones con terroristas. Fue interrogado dos veces e investigado, pero sin resultados.

Otros guatemaltecos afectados

Mercedes Marisol Flores. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Mercedes Marisol Flores. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

Mercedes Marisol Flores, de 26 años e hija de un migrante guatemalteco, es una de las víctimas mortales del ataque.  Ella acudió al club junto a su amiga de origen puertorriqueño Amanda Alvear, quien también murió.

Estuardo Calderón es otro de los guatemaltecos que sobrevivieron a la masacre.

El 19 de junio de 2016 Calderón relató a Univisión cómo logró huir del atacante: