Migrantes

Guatemaltecos en EE.UU. necesitan 70 mil pasaportes, dice Migración

La falta de pasaportes en Estados Unidos hizo que el Ministerio de Relaciones Exteriores suspendiera los servicios que presta en los consulados móviles, en especial  la documentación de los guatemaltecos en ese país.

Por Manuel Hernández Mayén

La falta de pasaportes evidencia el abandono del Estado hacia los 2.5 millones de guatemaltecos que radican en Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: EFE)
La falta de pasaportes evidencia el abandono del Estado hacia los 2.5 millones de guatemaltecos que radican en Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: EFE)

El consulado de Guatemala en Miami, en su página de Facebook,  informó que los consulados móviles previstos el 29 y 30 de abril próximos en Jacksonville, Florida, serán reprogramados. El consulado de Atlanta también avisó en  redes sociales que suspende sus servicios móviles.  

El canciller Carlos Raúl Morales indicó que la falta de pasaportes es un  dolor de cabeza, y que ellos en  el servicio consular apenas son quienes enrolan a la gente. “Los cónsules están sumamente preocupados, ya que reciben a diario  insultos de los usuarios quienes tienen toda la razón”, manifestó.

“La gente está muy molesta en el exterior debido a que desde noviembre no recibe ningún pasaporte”, explicó Morales.

Según datos obtenidos de la Dirección General de Migración, son alrededor de 70 mil solicitudes de pasaportes las que están paradas por la escasez de cartillas.

Guillermo Castillo, de Cooperación Migrante, indicó que la falta de pasaportes evidencia el abandono del Estado hacia los 2.5 millones de guatemaltecos que radican en Estados Unidos.

“Los efectos negativos de la falta de ese documento  impactan de manera directa en quienes enfrentan sus citas en Migración y en quienes son detenidos por la Policía en Estados Unidos, incluyendo los casos de menores de edad sin acompañamiento. Por el momento se estima que son  83 mil solicitantes sin  recibir sus pasaportes”, explicó Castillo.

El consultor señaló que son cinco meses los que se tienen de retraso en la entrega de dicho documento por lo que estima esa cantidad de personas pendientes.Pedro Pablo Solares, de la iniciativa Puente Norte, manifestó que es una falla total del Estado que exige que los ciudadanos tengan documentos de identificación, pero no los provee,  con el agravante de que viene esta crisis en el peor momento para los migrantes guatemaltecos que tienen complicaciones en EE. UU.

Crisis recurrente

“Esta no es la primera vez que sucede. En el 2013 los consulados se vieron forzados a ser suspendidos por esa recurrencia, no es solamente un asunto de ineficiencia, sino por los negocios corruptos que se dan alrededor de esa institución”, refirió.

En el Centro de Emisión de Pasaportes, en la zona 4 de la capital, unas 800 personas hacían fila para  obtener su pasaporte, ya que muchos tienen la intención de salir del país durante la Semana Santa.

Usuarios manifestaron que llegaron desde la una de la madrugada, mientras  otros arribaron  en diferentes horarios a partir de las 5 de la mañana.

Al momento de empezar a atender a los usuarios hubo un intento de entrar por la fuerza; sin embargo, fueron calmados.

Carolina Miranda, directora de Migración, pidió el domingo último paciencia a los guatemaltecos para obtener su pasaporte y aseguró que a mediados de abril recibirán un lote de 50 mil cartillas, de cien mil que esperaban obtener a finales de mes.

La funcionaria indicó que para renovación de la cartilla se mantendrá la colocación de una calcomanía que tiene un período de vencimiento de un año.

La compra establece que la entrega de las 500 mil libretas, que se compraron  bajo la modalidad de excepción, sería  de la siguiente forma: la primera  de 24 mil cartillas, la segunda de ocho  mil, la tercera de 30 mil, una cuarta de cien mil y la última entrega será un lote completo de 338 mil cartillas.

Miranda espera que en unas dos semanas se pueda lanzar la licitación para adquirir un lote más grande, luego que el anterior evento fue impugnado por lo que el Congreso autorizó, en el 2016, una compra por excepción.