Migrantes

Nuevo golpe del Tribunal Supremo a la política migratoria de Obama

El Tribunal Supremo de Estados Unidos atizó hoy un nuevo golpe a la política migratoria del presidente Barack Obama y a las esperanzas de cinco millones de inmigrantes sin papeles al rechazar un recurso para la revisión del bloqueo de dos importantes programas para indocumentados.

Por Washington / DPA

La Corte Suprema de Justicia de EE.UU. rechazó la revisión del fallo sobre los alivios migratorios DAPA y DACA. (Foto Prensa LIbre: Hemeroteca PL)
La Corte Suprema de Justicia de EE.UU. rechazó la revisión del fallo sobre los alivios migratorios DAPA y DACA. (Foto Prensa LIbre: Hemeroteca PL)

Se trata de DACA, el programa que permite estudiar a jóvenes sin papeles, y de DAPA, dirigido a padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes.

Con estos programas, Obama intentó proteger de la deportación a unos cinco millones de indocumentados sin antecedentes criminales, pero el Partido Republicano los bloqueó en los tribunales argumentando que se extralimitó en su poder ejecutivo. El candidato republicano Donald Trump asegura que les pondrá fin si gana las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

El Departamento de Justicia presentó en julio un recurso después de que un tribunal de Texas congelara en 2015 la puesta en funcionamiento de ambos programas. El Tribunal Supremo denegó hoy la revisión sin comentar su decisión.

Las organizaciones que presionan en el país a favor de una reforma migratoria acusan a la corte de actuar con fines políticos.

"Este rechazo confirma los peores temores: que el Tribunal Supremo actúa políticamente, lo que ya ocurrió anteriormente en este caso", se quejó hoy el Movimiento para una Reforma Inmigratoria Justa (FIRM, por sus siglas en inglés).

La historia es larga. Ante la imposibilidad de sacar adelante su reforma migratoria, Obama anunció en noviembre de 2014 la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), dirigido a jóvenes indocumentados que entraron en el país cuando eran niños y del que se han beneficiado unos 700.000. Son conocidos popularmente como "dreamers" (soñadores).

También anunció la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA) para inmigrantes indocumentados que han vivido en Estados Unidos más de cinco años y son padres de ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes. Obtendrían un permiso de trabajo y la garantía de que no serían deportados durante tres años.

Encabezado por Texas, llegó entonces el bloqueo de los republicanos en tribunales de más de una veintena de estados y la administración Obama recurrió al Supremo, el máximo órgano judicial del país.

La corte está integrada por nueve jueces con cargos vitalicios. En febrero murió uno de ellos y cuando en junio llegó el momento de pronunciarse sobre este tema, se produjo un empate de cuatro a cuatro, ya que la sustituta del juez fallecido aún no ha sido confirmado por el Senado ante la oposición de los republicanos. Ese empate mantuvo el bloqueo de los programas.

El Departamento de Justicia presentó entonces un recurso en julio para la revisión del caso cuando haya nueve jueces y este es el que ahora ha sido denegado.

Si la demócrata Hillary Clinton gana las elecciones presidenciales de noviembre, el Departamento de Justicia podría volver a pedir la revisión una vez haya nueve jueces en el Tribunal Supremo.

La decisión de hoy del Supremo "debe servir como un recordatorio de que Donald Trump no es el único peligro (a conjurar) en las urnas el día de las elecciones", señaló Latino Victory Fund, una organización que defiende los valores latinos dentro de la política estadounidense.

"Mientras el próximo presidente nominará a la Corte de Justicia que determinará el futuro de DAPA y DACA, el próximo Congreso determinará el futuro de la reforma migratoria", indicó.