Pobreza agobia en zona de adyacencia

“Es difícil vivir acá, estamos lejos de los pueblos. Cuando vine pensé que me iría mejor, pero solo encontré pobreza”, expresó Mario López, uno de los cientos de guatemaltecos que viven entre la pobreza y el abandono en la zona de adyacencia entre Guatemala y Belice.

Por Agencia EFE / Petén

La mayoría de familias de la zona de adyacencia entre Belice y Petén viven en el abandono, pues carecen de servicios básicos y carreteras en buen estado, lo que afecta su desarrollo. (Foto Prensa Libre: EFE)
La mayoría de familias de la zona de adyacencia entre Belice y Petén viven en el abandono, pues carecen de servicios básicos y carreteras en buen estado, lo que afecta su desarrollo. (Foto Prensa Libre: EFE)

Las comunidades Monte Los Olivos, Dolores; y San José Las Flores, Melchor de Mencos, Petén, son dos de las más alejadas del área urbana, por el difícil acceso en los caminos rurales, situación que genera pobreza, carencia de servicios como agua entubada y energía eléctrica y la ausencia del Estado.

La mayoría de los habitantes migró hace más de 20 años desde Zacapa, Jutiapa, San Marcos e Izabal, con la esperanza de mejorar su calidad de vida; sin embargo, aún no han encontrado un método sostenible de vivir ni desarrollo social.

“Hay casas que tienen paneles solares, suficientes para encender una bombilla y cargar algunos teléfonos celulares, pero no hay un centro de Salud o doctores”, comentó un vecino, quien añadió que ante cualquier emergencia solo se puede salir a la carretera en un vehículo todoterreno, luego de recorrer dos horas por un camino de tierra y encomendarse a Dios.



Carlos Alvarado recuerda a su  hijo Julio, quien fue ultimado  por soldados beliceños, en abril último. (Foto Prensa Libre: EFE)
Carlos Alvarado recuerda a su hijo Julio, quien fue ultimado por soldados beliceños, en abril último. (Foto Prensa Libre: EFE)


Frente a la ladera que divide los dos países vive Juana Reyes, de 45 años, quien desde hace 20 dejó su natal Izabal.

“La mayoría de familias nos dedicamos a sembrar maíz y frijol. Necesitamos madera para el fuego y otras cosas para sobrevivir porque aquí ya no hay, y estamos cansados de comer tortillas con sal”, dijo.

Ramón Cuc, vecino de Melchor de Mencos, expresó: “Petén fue invadido por ganaderos que quemaron la selva para criar ganado, Ahora solo hay planicies sin vacas. Esto mató la riqueza del departamento”.

Enfrentamiento

Los enfrentamientos entre los habitantes del caserío San José Las Flores y las fuerzas de seguridad beliceñas, que según ellos utilizan fuerza extrema, son frecuentes.

El último caso se registró el 21 de abril último, cuando Julio Alvarado, 13, fue ultimado presuntamente por soldados beliceños.

Carlos Alvarado, padre del menor, recuerda que ese día sus dos hijos caminaban por la zona de adyacencia, en busca de alimentos, cuando los soldados beliceños los atacaron con armas de fuego y mataron a Julio.



Una  vecina de San José Las Flores, Melchor de Mencos,  vende tortillas para  sobrevivir. (Foto Prensa Libre: EFE)
Una vecina de San José Las Flores, Melchor de Mencos, vende tortillas para sobrevivir. (Foto Prensa Libre: EFE)


“Atacaron a mis hijos como a unos perros”, comentó Alvarado, quien exige un resarcimiento por parte del gobierno beliceño.

“Han pasado casi ocho meses de la tragedia y los recuerdos de aquel día siguen grabados en mi mente”, agregó.

Ismael Ramírez, vecino de El Barrillal, Poptún, comentó: “Vivimos con miedo, no sabemos en qué momento nos vienen a agredir los beliceños. Muchos campesinos no se atreven a salir a trabajar”.

“Eso pasa porque no hay una línea divisoria entre ambos países. Somos gente pobre y no sabemos qué hacer y a quién acudir”, lamentó.

Los gobiernos del Reino Unido y Guatemala han comenzado proyectos de siembra de cardamomo y crianza de tilapia. Sin embargo, mientras estos planes se concretan, los viajes a la peligrosa zona de adyacencia continuarán.

Conflicto

Video publicado en marzo del 2013