Política

Alejandro Sinibaldi hacía fluir dinero oscuro para varios partidos

Era candidato y tenía contrincantes, pero financiaba sus campañas electorales, según las últimas revelaciones del MP y la Cicig.

Por Jessica Gramajo

Alejandro Sinibaldi es prófugo de la justicia por el caso Construcción y Corrupción. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Alejandro Sinibaldi es prófugo de la justicia por el caso Construcción y Corrupción. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Como un apostador, el exministro de Comunicaciones y excandidato presidencial del extinto Partido Patriota (PP), Alejandro Sinibaldi, parecía apostarle a varios jugadores a la vez con dinero de dudosa procedencia, con el fin de obtener los mayores réditos posibles.

Las últimas investigaciones del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig)  revelaron que el ahora prófugo de la justicia no solo invertía en su propia campaña electoral, sino  también en la de sus contrincantes.

En las pesquisas se identificó que Sinibaldi aportó recursos económicos y materiales, como helicópteros, a los candidatos del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) y del extinto Libertad Democrática Renovada (Líder), además de lo que gastaba en el propio PP. En todos los casos dejó una estela de dudas.

En conferencia de prensa ayer, la Fiscal General, Thelma Aldana, y el comisionado Iván Velásquez detallaron que encontraron evidencia de que el presidente Jimmy Morales utilizó el helicóptero de matrícula TG-ANM, vinculado con el exministro de Comunicaciones.

Un día antes se informó que Sinibaldi contribuyó a través de la Asociación Amigos por Guatemala a la campaña de Líder.

Aunque suena contradictorio “invertir” en sus opositores, analistas políticos coinciden en que la idea de Sinibaldi era la de un estratega que  planteaba una buena jugada: resguardar sus intereses personales y garantizarse favores a futuro.

Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, aseguró que Sinibaldi “aprovechó que tenía una enorme caja de fondos a través del CIV —Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda— para comprar y financiar cualquier actividad política en su entorno”.

Dinero y poder

Según Marroquín, “el tener una gran cantidad de recursos le dio —a Sinibaldi— un  poder político  que le sirvió para garantizarse espacios, imposibilitar la fiscalización de la oposición de su paso por el  CIV en caso esta llegara a ganar, y para garantizarse los negocios presentes y futuros en caso perdiera. Si perdía tenía cómo cobrársela”.

Para el politólogo Ricardo Barreno, al tener un mecanismo de control y fiscalización debilitado los partidos políticos han aprovechado para garantizarse sus intereses particulares y sectoriales.

“Sinibaldi efectuó un análisis de costo beneficio, como cualquier actor con capacidad económica, en un país donde faltan controles y capacidades democráticas entre la sociedad,  invirtió donde le generaría más y mejores réditos. Para él era una inversión, porque sus recursos tendrían ganancias”, añadió.

Según Barreno, el exfuncionario, como otros inversionistas, no “invirtió” en los actores políticos que le simpatizaban, sino  en quienes pudieran darle réditos.

“Obviamente esperaba obtener algo a cambio. Los procesos políticos electorales son los momentos más oportunos para generar beneficios de cualquier tipo durante la gestión gubernamental de quien resulte ganador. Se garantizaba obras, compras, contrataciones, plazas; su dinero se convertía en favores”, manifestó el politólogo.

Compartieron transporte con FCN

Según la investigación de la Cicig y el MP, el presidente Jimmy Morales utilizó el helicóptero con matrícula TG-ANM, vinculado con el exministro de Comunicaciones Alejandro Sinibaldi.

En la conferencia de prensa ofrecida ayer, la Fiscal General, Thelma Aldana, y el comisionado Iván Velásquez mostraron fotografías en las que se observa saliendo de la aeronave a Morales, quien en ese momento era el candidato y secretario general de FCN-Nación, acompañado del ahora vicepresidente Jafeth Cabrera, del diputado Juan Adriel Orozco, y de otros excandidatos.

El Fisiquín de Pérez   

A pesar de tener un evidente pleito directo con la exvicepresidenta Roxana Baldetti, Alejandro Sinibaldi Aparicio pasó de ser el diputado del PP a convertirse en una de las personas de mayor confianza del expresidente Otto Pérez Molina, no solo por simpatía, sino por su poder económico. Es así como llega a puestos clave en el PP, pues fue el secretario adjunto uno del Comité Ejecutivo de esa agrupación, y se le puso al frente de una de las carteras más importantes, en materia de control de contrataciones de obras, las cuales son las más evidentes en la población, todo ello con miras a una reelección.

Entre crítica y pagos ocultos

Mientras que la Asociación Amigos por Guatemala lanzaba una fuerte campaña contra el candidato presidencial de Líder, Manuel Baldizón, esta también recibía fondos por parte de dicha agrupación política.

Según una investigación de la Cicig y el MP, uno de los fundadores de la asociación es Carlos Antonio Marroquín Madrid “quien fungió como representante legal de la entidad Servicios Aéreos y Marítimos del Norte, sociedad vinculada con 

Sinibaldi, que se encargó entre el 2012 y 2015 de efectuar pagos para la compra y el mantenimiento de yates de propiedad del exministro”.