Política

Biden defiende política de asilo a centroamericanos ante "violencia terrible"

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, defendió este lunes los recientes cambios en la política estadounidense para facilitar la concesión de asilo a los centroamericanos más "vulnerables", al asegurar que las víctimas de una "violencia terrible" no pueden esperar a que la situación cambie en sus países.

Por Washington / EFE

Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, defiende la política de asilo a centroamericanos que huyen de la violencia. (Foto Prensa Libre: EFE)
Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, defiende la política de asilo a centroamericanos que huyen de la violencia. (Foto Prensa Libre: EFE)

Con motivo de su reunión hoy con el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, Biden hizo una reflexión sobre la política hacia Centroamérica y marcó un claro contraste con las propuestas de "construir muros" y "deportar masivamente" del candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump.

"La retórica inflamatoria contra los inmigrantes y ese tipo de propuestas mancillan nuestros valores más cruciales e ignoran nuestra preciada historia como nación de inmigrantes", afirmó Biden en un artículo publicado en la página web de Univisión Noticias poco antes de recibir a Solís en la Casa Blanca.

Biden adelantó que hablará con Solís sobre el "importante paso" que ha dado Costa Rica al "acceder a dar refugio temporal a refugiados del Triángulo Norte" de Centroamérica, formado por Honduras, El Salvador y Guatemala, "mientras se procesan y analizan sus peticiones para ser reubicados en EE.UU. u otro lugar".

El compromiso de Costa Rica, anunciado a finales de julio, es acoger en su territorio a un máximo de 200 solicitantes de asilo cada seis meses mientras se tramitan sus peticiones de refugio en EE.UU., en los casos de menores o familias que necesiten protección inmediata, según fuentes del Departamento de Estado.

El programa, suscrito con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y financiado por EE.UU., forma parte de un plan de Washington para hacer más eficaz su programa para refugiados centroamericanos, que hasta ahora solo ha permitido la llegada al país de 267 de los 9 mil 500 niños y adolescentes que lo han solicitado.

"Lo que queremos en último término es que la gente de Centroamérica tenga un futuro de esperanza y prosperidad en sus propios países. Pero quienes sufren una violencia terrible no pueden esperar a que haya cambios fundamentales. Por eso, hemos facilitado que los más vulnerables" puedan recibir asilo en EE.UU., dijo Biden.

Estados Unidos también trabaja con México "para asegurar que todos los inmigrantes reciben un trato humano" y que las políticas para limitar la llegada de indocumentados a sus países no impidan "una completa consideración" de sus argumentos para demostrar que son "refugiados".

Biden, que se ha encargado de la política hacia el continente desde la crisis migratoria generada en 2014 por la llegada a la frontera sur de decenas de miles de menores centroamericanos, recordó que el presupuesto hacia la región se ha duplicado en los últimos dos años, hasta los US$750 millones actuales.

"Hemos dejado claro que este dinero no es un regalo, sino que está condicionado a que cada país cumpla objetivos específicos para fortalecer su seguridad e implementar reformas políticas y económicas", matizó el vicepresidente estadounidense.

El funcionario norteamericano agregó que “a Centroamérica aún le queda un largo trecho por delante. Pero el progreso sí es posible con la ayuda continua de todos los participantes”.

El vicemandatario de EE.UU también recordó que en enero de este año asistió a la posesión del presidente Jimmy Morales en Guatemala. “Después que el anterior presidente y su vicepresidente fueran destituidos bajo cargos de corrupción, el presidente Morales fue elegido con la intención de realizar una limpieza del gobierno”.

“De modo que durante su discurso de investidura él –Morales– le pidió a los presentes que se pusieran de pie, que colocaran la mano sobre el corazón y que se unieran a él para prestar juramento en la lucha contra la corrupción, para poner a Guatemala en primer lugar. Fue un momento potente con un mensaje potente: todos tienen que ser parte de la solución”, finalizó Biden.