Política

Ciudadanos reclaman a los diputados al ingresar al Congreso

Guatemaltecos molestos por la aprobación de reformas al Código Penal, que beneficiaban a secretarios generales de partidos políticos para deslindarse del financiamiento electoral ilícito, reclamaron a los diputados a su ingreso al Congreso este viernes.

Por Irene de León

“Corrupto”, “renuncie” y palabras soeces gritaban los ciudadanos a los parlamentarios que caminaban por la 8 avenida 11 calle de la zona 1. Incluso aquellos que ingresaron en vehículos no se salvaron de los gritos de las personas.

El diputado que recibió más repudio por parte de los manifestantes fue Fernando Linares Beltranena, ya que incluso lo rociaron con líquido verde.  Otros ingresaron casi corriendo y algunos tuvieron que hacerse espacio para pasar entre la multitud.

Los parlamentarios fueron citados este viernes para dar marcha atrás a las iniciativas aprobadas el pasado miércoles, atendiendo las quejas de los guatemaltecos.





Como algo poco usual, desde las 12.30 horas se observaba a varios diputados platicando en el hemiciclo y esperando que la sesión programada para las 14 horas comenzara. Uno de ellos fue Orlando Blanco, de la UNE, que se reunió con representantes de la bancada oficial, entre ellos Javier Hernández.

Nuevamente restringieron el paso de periodistas, para que no se acerquen a los parlamentarios.

La sesión comenzó con tan solo 18 minutos de retraso.  Al mismo tiempo comenzó a llover, pero eso no afecto a manifestantes, quienes venían preparados con capas y sombrillas. Por el contrario, intensificaron su petición de renuncia contra los parlamentarios, señalando que no basta con haber anulado los dos decretos.





Al justificar su voto, Beltranena hizo mención las dificultades que tuvo para entrar al Palacio Legislativo.

“No voté a favor de estos decretos, pero estoy aquí, porque si los compañeros tuvieron la sabiduría de rectificar el error ¿cómo podemos dejar de apoyarlos?   A pesar de la adversidad de que fuimos vapulearos al entrar por turbas violentas. No es una manifestación pacífica. A pesar de la adversidad de haber sufrido ver la destrucción del símbolo patrio por delincuentes que cometieron delitos de destrucción del símbolo patrio, estamos aquí por la democracia que representa Guatemala”.