Política

Cómo se sustituirá a Roxana Baldetti

El Congreso conocerá hoy, a las 16 horas, en sesión extraordinaria, la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti,  luego de que el Legislativo recibiera ayer su carta de dimisión al cargo.

Por M. Hernández, C. Álvarez, J. Suncar y H. Pocasangre

Roxana Baldetti renunció a la vicepresidencia del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Roxana Baldetti renunció a la vicepresidencia del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En la sesión plenaria se hará saber a los diputados sobre la renuncia, y deben verificar si la  carta es legítima.

Se tiene previsto que el Legislativo forme una comisión para que vaya a buscar a Baldetti a la Casa Presidencial o a su residencia y, con un abogado o el escribano del Estado, levantar un acta notarial para confirmar que la firma en el documento corresponde a la de ella.

Después de corroborar que  la firma es de Baldetti, el Congreso entrará a conocer la carta y definir si acepta  la  dimisión  con mayoría simple, lo cual equivale a 80 votos.

Al aceptar la renuncia, se le notificará al presidente de la República que la plaza de vicegobernante está vacante, y con ello el mandatario debe  enviar una terna de la que el Legislativo designará al sustituto de Baldetti. Este proceso podría concluir el lunes.

Hay rumores de que  las personas que integrarán esa lista son el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla; Julio Ligorría, embajador   en Washington DC; y   Adela de Torrebiarte, comisionada para la Reforma Policial.





La ley

La Constitución Política de Guatemala es muy clara en su artículo 192 que literalmente dice: “Falta del Vicepresidente. En caso de falta absoluta del Vicepresidente de la República o renuncia del mismo, será sustituido por la persona que designe el Congreso de la República, escogiéndola de la terna propuesta por el Presidente de la República”.

El artículo en mención también precisa que “el sustituto regirá hasta terminar el período con igualdad de funciones y preeminencias”, es decir sea quien sea el que ocupe el lugar de Baldetti deberá dejar el cargo el próximo 14 de enero.

Sin embargo, antes de que se conforme la terna la misma Carta Magna indica en el artículo 165, inciso c que el Congreso debe: “aceptar o no la renuncia del presidente o del Vicepresidente de la República. El Congreso comprobará la autenticidad de la renuncia respectiva”.

Qué hace un vicepresidente

Esto también está expresado en la Constitución en el artículo 191 el cual precisa que el vicepresidente de Guatemala debe “participar en las deliberaciones del Consejo de Ministros con voz y voto, por designación del presidente, representarlo con todas las preeminencias que al mismo correspondan, en actos oficiales y protocolarios o en otras funciones”.

Asimismo, “coadyuvar, con el presidente, en la dirección de la política general del Gobierno, participar, conjuntamente con el presidente, en la formulación de la política exterior y las relaciones internacionales, así como desempeñar misiones diplomáticas o de otra naturaleza en el exterior.

Por último presidir el Consejo de Ministros en ausencia del presidente, presidir los órganos de asesoría del Ejecutivo que establezcan las leyes, coordinar la labor de los ministros de Estado y ejercer las demás atribuciones que le señalen la Constitución y las leyes.

Antecedentes

La figura de vicepresidente como se conoce actualmente apareció en Guatemala el 1 de julio de 1966, con Clemente Marroquín Rojas, debido a que desde 1882 el puesto se conocía como primer designado habiendo hasta tres y elegido por el presidente de turno.

En la historia dos vicepresidentes son los que han renunciado a su cargo el primero fue Francisco Villagrán Kramer, electo junto a Romeo Lucas García, el 1 de julio de 1978.

Renunció el 1 de septiembre de 1980 desde Washington, Estados Unidos, cuando al Gobierno se le responsabilizaba de varias muertes políticas.

El segundo fue Gustavo Adolfo Espina Salguero, vicepresidente de Jorge Serrano Elías, a raíz del autogolpe del exmandatario fue presidente del 1 al 5 de julio de 1993.

Sin embargo, el Congreso votó el 3 de junio en contra de su nombramiento y la renuncia de Espina Salguero fue presentada dos días después.