Política

Conforman tercer sindicato en el Congreso

En medio de la polémica surgida luego de que el diputado Mario Taracena, presidente de la Junta Directiva del Congreso, publicara la nómina de empleados, en la cual sobresalen altos sueldos, surge un nuevo sindicato.

Por Geldi Muñoz Palala

La nueva organización laboral en el congreso se denomina, Sindicato General de Empleados del Congreso (Sigecor). (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La nueva organización laboral en el congreso se denomina, Sindicato General de Empleados del Congreso (Sigecor). (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el Legislativo ya existen dos organizaciones — el Sindicato de Trabajadores del Congreso (Sintracor) y el Sindicato de Trabajadores del Organismo Legislativo (Stol)—.

El Ministerio de Trabajo y Previsión Social publicó hoy en el Diario Oficial la resolución en la cual se reconoce la personalidad jurídica del Sindicato General de Empleados del Congreso de la República (Sigecor).

En la resolución se aprueban los estatutos de dicha organización sindical, en virtud de que en la redacción de los mismos se observó la legalidad respectiva y ordena la inscripción del Sigecor, en el Libro de Personalidad Jurídica del Registro Público de Sindicatos. Dicha organización fue fundada el 25 de junio de 2015.





Derecho constitucional

Cristhians Castillo, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), refirió que la conformación y libertad sindical es un derecho constitucional, no se puede —ni por clamor popular ni por escándalos de un mal desempeño de otros sindicatos— negarle a los trabajadores el derecho a organizarse para proteger los derechos laborales.

“El momento político es muy complicado para la organización sindical en el país, sobre todo porque los sindicatos en Guatemala se están organizando en torno a intereses públicos exclusivos, no hay un promoción de organización sindical en las empresas privadas que debería ser el espacio más necesario que permita la defensa de los derechos laborales, sobre todo porque donde más se violan es en la empresa privada”, indicó.

Castillo resaltó que al tener en la mira el escándalo del Congreso, pareciera que no es el momento más idóneo para legalizar una organización sindical, pero considera que el nuevo sindicato deberá demostrar que su naturaleza es la defensa de los derechos laborales de sus asociados, y evitar defender los excesos que en este momentos se discuten.

El experto señaló que el pacto colectivo que existe en el Congreso, hay que ser claros que los derechos adquiridos por los empleados no se pueden quitarse ni afectarse, a menos que haya una anulación del mismo y que se les dé una indemnización de los trabajadores.

Agregó que aunque los salarios son escandalosos y obscenos, porque no son congruentes con la labor que realiza, si no se anula el pacto, toda la bulla quedará en algo mediático. Además considera que Taracena sacó a debate un tema que sabía que no va a ir para ningún lado y él queda como el salvador del Congreso.