Política

Congreso no depura plazas

El 65 por ciento de los destituidos han sido reinstalados.

Por Jessica Gramajo

Hay 33 empleados del Congreso puestos a disposición. Están contratados, pero no están asignados a nadie y pasan el día sin trabajar. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Hay 33 empleados del Congreso puestos a disposición. Están contratados, pero no están asignados a nadie y pasan el día sin trabajar. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Mientras continúan las investigaciones sobre plazas fantasma en el Congreso, las medidas impulsadas para reducir el número de personal en ese organismo no han dado resultado y, según el presidente legislativo, Mario Taracena, tienen dos mil trabajadores  más.

En enero pasado, la Directiva destituyó a 52 personas consideradas innecesarias, pero a la fecha los juzgados de Trabajo ordenaron la restitución de 34, según el primer vicepresidente, Iván Arévalo.

Carlos Barreda, primer secretario, indicó que apelaron y ya se logró revertir el fallo en un caso.

Se aferran

Otra medida que impulsa la Directiva es el retiro voluntario. Roberto Kestler, tercer secretario y encargado del tema, explicó que han manifestado interés en acogerse a esa medida 30 personas, aunque deben ser evaluadas.

Ha existido resistencia a adoptar esta medida porque los empleados piden que se les indemnice por el tiempo total  que trabajaron, pero la Directiva afirmó que dará 10 años máximo, como lo establece la Constitución, y como un bono incentivo sumarían cinco años.

Barreda indicó que se solicitó a la Contraloría General de Cuentas opinión sobre la oferta que se está planteando, pues se están comprometiendo recursos del Estado.

Alfredo Tumax, secretario general del sindicato mayoritario del Congreso, rechazó la propuesta porque  “afecta los derechos de los trabajadores que han prestado  servicio por más de 10 años”.

Tope salarial

Algunos directivos han puesto sus esperanzas en las reformas a la Ley de Servicio Civil. Manuel Conde, presidente de la Comisión de Apoyo Técnico, explicó que entre la discusión se ha propuesto que ningún trabajador gane más que un diputado, así como manuales de contratación y evaluación.

Barreda explicó que buscarán llevar al pleno la decisión de suspender el aumento del 10 por ciento al salario total.

También implementarán como medida de control que los empleados bajo el renglón 022 presenten un informe mensual de   labores.

Removidos

Mercedes  Ofelia Villafuerte, jefa de Personal del Congreso, y Syndi Gabriela Sierra, analista de Nóminas, fueron removidas de sus cargos luego de que el Ministerio Público inició procesos legales en su contra y las vinculó con las plazas fantasma.

La decisión emanó de la Comisión Permanente. El presidente del Congreso, Mario Taracena, justificó: “No vamos a tener cuidando el banco de sangre a Drácula”.

Por los procesos en su contra también renunció Daniel Salazar, quien laboraba como director de Comunicación, debido a que la Contraloría General de Cuentas presentó una denuncia en su contra  porque además de trabajar en el Congreso lo hacía en el Registro Nacional de las Personas.

A disposición

Aunque el número cambia constantemente, 33 trabajadores del Congreso no encuentran con quién trabajar; algunos, por tener un sueldo alto, y otros porque prestaban servicio a diputados como Gudy Rivera.

Cumplen sus ocho horas de trabajo  pero llegan a platicar, no porque quieran, sino porque no les dan atribuciones. “No tenemos la culpa, queremos ganarnos el salario”, afirmó  una empleada que pidió omitir su nombre.