Política

Denuncian atentado en contra del director del Congreso

Emilio Dávila Figueroa habría sido envenenado y atendido en un hospital la semana pasada, según denunció el presidente del Legislativo, Mario Taracena.

Por Andrea Orozco y Jessica Gramajo

Desde el pasado 27 de julio una nueva Ley de Servicio Civil está en vigencia en el Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Desde el pasado 27 de julio una nueva Ley de Servicio Civil está en vigencia en el Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El presidente del Congreso, Mario Taracena, denunció este viernes a través de su cuenta de Twitter, que Emilio Dávila, director general del Congreso, habría sido víctima de un intento de envenenamiento.

La Dirección de Comunicación del Congreso amplió la información e indicó que desde la semana pasada Dávila acudió al médico porque tenía problemas de salud.

Según Dávila, las evaluaciones médicas determinaron que su frecuencia cardiaca estaba muy acelerada, por lo que se le debió aplicar medicamentos para controlar el ritmo del corazón.

Otras pruebas efectuadas a Dávila determinaron que su afección puede deberse a que “le habrían dado algo”, pues no presenta ningún afección cardiaca.





El problema médico del director se suma a amenazas de muerte que dijo recibir en su celular, según la información, el sábado pasado, pero acudió al Ministerio Público (MP), hasta el pasado jueves para interponer la denuncia.

Dávila fue nombrado director general del Congreso el 16 de mayo de este año, con un salario mensual de Q45 mil.

Interponen denuncia

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Congreso de la República (Sintracor), Alfredo Tumax, presentó este viernes una denuncia en contra del director del Congreso, Dávila por violencia psicológica y económica.

El pasado miércoles entraron en vigencias las reformas a la Ley del Servicio Civil, con lo que unos 250 empleados del Congreso, contratados en el renglón 011, podrán ser destituidos.

En el listado de personal que será notificado de su destitución, se encuentran familiares de diputados y de sindicalistas, que según Taracena, integran clanes familiares en ese organismo.

La Junta Directiva del Congreso informó que los primeros en ser removidos serán los familiares con más antigüedad y quienes fueron colocados en puestos clave, pese a tener parentesco con diputados.

Tumax aseguró que las constantes amenazas de despido, está generando inestabilidad emocional y por ello acudió a la Procuraduría de los Derechos Humanos acompañado de trabajadoras de ese organismo, quienes denunciaron que, aprovechándose de las circunstancias, algunos de los diputados han propuesto “actos indecorosos” para no ser puestas a disposición y así mantener su puesto laboral.

Tumax también acudirá al MP para solicitar el antejuicio en contra de Taracena, pues lo señala de abuso de autoridad.