Política

Seis meses de Gobierno: Evaluación a la educación pública

Analistas evalúan el desempeño de la educación pública, afectada por factores como la falta de presupuesto y las presiones de sindicatos.

Por Geovanni Contreras

El sistema escolar sigue igual: en proceso de deterioro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El sistema escolar sigue igual: en proceso de deterioro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

IPNUSAC

En seis meses no se aprecia un cambio de rumbo en el sistema escolar. Los materiales didácticos esta vez fueron entregados a tiempo, gracias a la previsión del ministro Rubén Alfonso Ramírez, que dejó todo arreglado a fines del año pasado.

La misma inercia de administraciones pasadas: sin planes concretos para afrontar los problemas de cobertura primaria, deterioro del nivel educativo, falta de infraestructura y una tendencia relativamente nueva, la deserción en la escuela secundaria.

La firma del convenio de supervisión de programas de apoyo con el Sindicato de trabajadores, no solo es una medida desacertada, además sigue la lógica de las prácticas del pasado:

  • El convenio es un traslado de responsabilidades propias de un Ministerio de Educación, terciarizando un servicio a favor de los estudiantes y suplantando a los comités de padres.
  • El convenio suscrito es tan ambiguo que tampoco tiene razón de ser. Habla de programas de apoyo en forma genérica y amplia, pero no especifica cuáles son esos programas de apoyo. 
  • Por el monto implicado (que no dice el convenio)  aún y cuando el dinero no sea manejado directamente por el Sindicato, puede haber falta de transparencia en el mismo.

El sistema escolar sigue igual: en proceso de deterioro.

La elaboración de escritorios es una situación mediática, que evidencia la falta de una conducción adecuada desde el ministerio de los asuntos que competen a dicha cartera. 

Efectivamente hace falta presupuesto, pero debería desde el ministerio orientar cuál debería ser el destino de dicho incremento.

Cristian Álvarez, analista, catedrático de economía y política, y director del Cadep, de la UFM

Queda claro que todo seguirá igual. No hay cambios de fondo en la educación. No hay propuestas de aplicar tecnología a las aulas, de mejorar las técnicas docentes, ni de cambios en la promoción de docentes. Todo se resume en dar más dinero para seguir haciendo lo mismo.

Asíes

El reciente nombramiento de directores departamentales y algunos directores de unidades centrales, y una mayor definición del plan de educación que se plantean desarrollar, permite a las nuevas autoridades empezar a trabajar como equipo hacia metas establecidas. Pese a ello, algunos sectores siguen demandando mayor claridad en sus prioridades.

Han logrado ir saldando las deudas que mantenían, lo que les obligó a realizar ajustes presupuestales ante las múltiples necesidades y carencias que afronta el sistema educativo. El gran reto es ir preparando e incidiendo en el presupuesto del próximo año, ejercicio que empezó con el proceso novedoso de presupuesto abierto, pero priorizando mejor y estratégicamente las áreas de mayor intervención. 

Se ha dado seguimiento a procesos y proyectos de modernización administrativo que se venían construyendo, tal es el caso del manual para orientar la construcción de edificios educativos públicos, el plan de conectividad en las escuelas, los servicios en líneas para la gestión de recursos humanos y agilización de procesos, y la cultura de evaluación del sistema educativo, entre otros.

Las buenas relaciones ministeriales con el sindicato del Magisterio se han mantenido hasta ahora,  pero podría empezar a debilitarse si se empiezan a tomar acciones que afecten los intereses del magisterio, y especialmente de los dirigentes del primer sindicato. En esta misma línea, hechos y decisiones circunstanciales podrían afectar la relación de las autoridades ministeriales con algunos sectores de centros educativos privados.

Elena Díez y Juan Alberto Fuentes Knight, del Movimiento Semilla

A pesar de la buena voluntad y de contar con líneas estratégicas de trabajo establecidas para cuatro años, el ministerio está en serios problemas, pues le faltan más de  Q500 millones para su implementación.  Esto refleja la poca prioridad presupuestaria dada a la educación en el país.  En la opinión pública no se conocen a fondo los planes y cómo se llevarán a cabo.  La entrega de escritorios por parte del presidente, si bien ha sido de gran difusión en los medios, es claramente insuficiente. 

Daniel Pascual, dirigente del CUC

Preocupa que en lugar de ampliar la cobertura y mejorar la calidad educativa en todo el país, esté buscando pactos o alianzas con uno de los sindicatos acusados fuertemente de corrupción y que brindaron su apoyo al expresidente Otto Pérez Molina.

En lugar de impulsar una reforma educativa para responder a las necesidades del país, se mantiene el proceso de privatización del sistema educativo y se mantienen las nefastas reformas impulsadas por la ministra de educación de Pérez Molina, encaminadas a profundizar la privatización de la educación.

Enrique Maldonado, investigador del ICEFI

En lo acertado, se reconoce la caída en la tasa de cobertura, y se evidencia interés en fortalecer la educación extraescolar, considerando que es un millón de adolescentes los que han desertado del sistema educativo, y existe apertura para trabajar propuestas de mejora con organizaciones de la sociedad civil.

Además, la presentación en el presupuesto abierto de una propuesta para incrementar el financiamiento a la educación bilingüe, aunque era muy débil, se valora el hecho de discutir el tema.

A través de Dirección  General de Participación Comunitaria y Servicios de Apoyo (DIGEPSA), se evidencia que es un ministerio que ha sobresalido en la correcta utilización de la ley de Contrataciones, sobre todo creando un mecanismo ágil y efectivo de provisión de alimentación escolar a aquellas escuelas que no tienen organizaciones de padres de familia.

Hay que mejorar las capacidades de planificación, operativización y presupuestación. En otros aspectos para mejorar también destaca que las actas de reuniones del convenio suscrito con el Sindicato de Maestros STEG para la entrega de programas de apoyo deben ser públicas en el portal del Mineduc, es cuestionable que habiendo 50 sindicatos en dicha institución se suscriba el convenio solo con uno de ellos.

Está pendiente la legalización de 20 sindicatos que están en formación.

El Ministro y sus viceministros tienen claro que este año no está presupuestado el pago del pacto colectivo, y tampoco lo están previendo para el 2017, lo cual creará una deuda a largo plazo con el gremio magisterial que se puede convertir en una bola de nieve, impagable que pueda provocar ingobernabilidad en esta cartera.

Debería estudiarse la posibilidad de fusionar los viceministerios técnico y de calidad, así como crear el viceministerio de educación extraescolar. También recuperar, dotar de presupuesto adecuado y fortalecer el trabajo de la Dirección General de Fortalecimiento de la Comunidad Educativa (DIGEFOCE).

Es imperativo mejorar el almacenamiento y distribución de alimentos (logística) a aquellas escuelas sin organización de padres de familia.