Política

Gobierno desiste de estado de Calamidad por Vuelta Ciclística

El ministro de Comunicaciones, Aldo García, confirmó hoy que el Gobierno decidió no promover el estado de Calamidad por los daños que ha provocodo la lluvia en la red vial porque afectaría la 57 edición de la Vuelta a Guatemala.

Por Mynor Toc / Guatemala

El 84 por ciento  de las carreteras del país están en malas condiciones, según informó el Gobierno de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El 84 por ciento  de las carreteras del país están en malas condiciones, según informó el Gobierno de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El funcionario explicó que ya no se pedirá al Congreso aprobar el estado de Calamidad, y que la decisión fue respaldada por el presidente Jimmy Morales.

García, quien no entró en detalles sobre los motivos del cambio de decisión, manifestó que el estado de Calamidad afectaría el desarrollo de la 56 Vuelta Ciclísta Internacional a Guatemala, prevista del 23 de octubre al 1 de noviembre.

“Ni el pésimo estado de las carreteras, ni una posible declaración de estado de Calamidad, ni el anuncio del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) sobre la intensificación de lluvias en las siguientes tres semanas detendrán la edición de la 57 Vuelta Ciclística a Guatemala”, declaró por su parte el presidente de la Federación de Ciclismo, Stuard Rodríguez.

Ayer, el mandatario Morales dijo que analizaba declarar estado de Calamidad para atender las emergencias originadas por la lluvia que, según los pronósticos, seguirá afectando al territorio nacional.

El presidente aseguró que han discutido la posibilidad desde el pasado sábado y que podría firmar el decreto de estado de Calamidad para enviarla al Congreso en los próximos días, lo que ya no ocurrirá.

Morales resaltó los problemas para efectuar compras y contrataciones de emergencia. Señaló que un estado de Excepción no tiene que ser necesariamente un cheque en blanco para el Ejecutivo.

Invierno sigue

Eddy Sánchez, director del Insivumeh, confirmó que la lluvia  ha  llegado a “niveles sumamente peligrosos”.

“Es un desastre que se forma poco a poco, y después de que la lluvia pare el país necesitará entre 20 y 25 días para que la situación del suelo se estabilice”, señaló el experto.

Sergio Cabañas, secretario de  la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), explicó que hay más de 320 mil afectados, 145 viviendas con daño severo, dos mil 34  moderado y mil 973  leve. Han atendido 381 incidentes en todo el país.