Política

Junta Monetaria respalda bonos por US$891 millones

La Junta Monetaria (JM) decidió emitir opinión favorable a la propuesta de colocar US$891 millones (Q6 mil 682.5 millones) en bonos del tesoro para financiar el pago anticipado de préstamos externos para el ejercicio fiscal de 2017.

Por Jessica Gramajo

La Junta Monetaria dio el aval a la propuesta para colocar US$891 millones en bonos del tesoro. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
La Junta Monetaria dio el aval a la propuesta para colocar US$891 millones en bonos del tesoro. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

La propuesta fue presentada por el Ministerio de Finanzas Públicas (MFP) de manera sorpresiva en la reunión del miércoles por la noche, ya que la misma no estaba establecida en la agenda que se envió días antes.

La intención es pagar por adelantado préstamos contratados con organismos internacionales, con el fin de buscar plazos más largos y tasas de interés más cómodas a través de eurobonos.

En un dictamen conjunto entre el MFP y la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), al que Prensa Libre tuvo acceso, se detalla que la colocación de los bonos no se incluyó en el proyecto del Presupuesto para 2017, pero no aclara si se solicitará ampliar el techo presupuestario o si se cambiarán los renglones de ingresos.

Según el documento, luego de la colocación no se afectará el saldo de la deuda pública externa, porque los bonos servirían para el pago de préstamos, pues la intención sería prácticamente pagar préstamos con plazos cortos y tasas más altas.

El dictamen de Segeplan y el MFP recomienda a la JM emitir opinión favorable para la colocación de bonos, pero también sugiere que no se asuman responsabilidades acerca del destino que pueda dársele a los recursos.

La Dirección del Crédito Público del MFP detalló en su informe que Guatemala tiene en este momento 58 préstamos activos que ascienden a US$2 mil 823.91 millones (Q21 mil 179.3 millones), con vencimiento que se encuentran entre 2017 y 2038 y tasas de interés variables.

“La propuesta es implica que se mantendría el riesgo de tipo de cambio, pero se reducirá el riesgo de tasa variable de la cartera de deuda pública”, detalla el documento.