Política

El lado b de la audiencia: cabeceos, celulares y relojes de lujo

La audiencia en la que se esperaba la declaración de Estuardo Salvador González Álvarez, alias Eco, se aplazó para este martes; ayer, además de una prolongada exposición de los defensores, una serie de curiosidades fueron protagonistas de la jornada.

Por Josué León

La primera parte de la audiencia en el caso La Línea, se desarrolló ayer y fue dirigida por el juez Miguel Ángel Gálvez. Se tenía prevista la declaración de Estuardo Salvador González Álvarez, alias Eco, pero los abogados de la defensa impidieron que el proceso avanzara.

En el tribunal, además de las exposiciones prolongadas de los abogados, algunas curiosidades ocuparon la atención de los asistentes. En la muñeca izquierda del abogado de Roxana Baldetti, Mario Cano, colgaba una pieza de titanio que no pasó desapercibida.

Cano lucía, cual ceremonia de pompa, un reloj Romain Jerome de la línea Moon Invader y de la cual solo se habrían fabricado 1 mil 969 relojes debido a que, según se anuncia, fueron hechos con piezas del Apollo 11. Están valorados, según sitios oficiales de la marca, en más de US$19 mil.

Además, un cincho Salvatore Ferragamo con un costo de US$350, misma marca italiana utilizada por el expresidente Otto Pérez Molina durante la toma de posesión el pasado 14 de enero del 2012.

El lujo no fue lo único en exhibirse. El sopor que produce la permanencia en una sala llena de cámaras, micrófonos, carpetas y papeles pesó entre los letrados. Algunos se acomodaron en la silla y previo bostezo mal cubierto con los puños cerrados, cabecearon durante varios momentos.

Otros defensores, para vencer el cansancio, ocuparon su atención en consultar sus teléfonos y consultar esos mensajes multimedia en las aplicaciones de chat.

Los incómodos grilletes

Claudia Méndez, exintendente de aduanas de la SAT, fue la primera en llegar a la Sala de Mayor Riesgo B, quien vestía un pantalón gris de tela, una blusa negra, un suéter negro, y en sus manos un sobre manila. Luego de iniciado el proceso, el juez Gálvez solicitó que se le quitaran los grilletes a Méndez.

Durante el receso de 45 minutos, el abogado de Méndez le dio a una agente del sistema penitenciario Q100, luego de que los abogados regresaran, la agente entregó una bolsa negra que incluía dos bebidas.

Eco

Luego de finalizada la audiencia, Salvador González permanecía en un cuarto al lado de la sala, en donde se mostró impaciente por declarar. Luego de varios minutos salió y brindó declaraciones en dónde mencionó que Otto Pérez lo había amenazado de muerte.

Los oficiales del sistema penitenciario y agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), colocaron un casco y chaleco a Salvador González quien fue trasladado en ascensor hasta el sótano de Torre de Tribunales, donde brindó declaraciones a diferentes medios de comunicación.

Luego fue llevado en una radiopatrulla escoltada por agentes de la PNC. Salvador González espera poder brindar su declaración mañana a las 8.30 horas.