Política

El último festejo del PP antes de la caída de Otto Pérez Molina

Los patriotas buscaron cómo mantener la máquina naranja en la lucha por conseguir cargos de elección popular, pero el partido se hundió. Actualmente en el Congreso el Partido Patriota (PP) está casi extinto, con tan solo dos diputados.

Por Edwin Pitán

El 21 de septiembre de 2014 quedó guardado en la memoria de cientos de guatemaltecos. Ese día se vio uno de los más significativos eventos políticos impulsados por el entonces partido oficial para proclamar a un precandidato a la presidencia del país.

En esa ocasión participaron unos 19 altos dirigentes del PP, entre ellos Roxana Baldetti, entonces secretaria general de la organización y vicepresidenta del país, su presencia fue criticada por el doble papel que desempeñó ese día.

Los patriotas organizaron su fiesta en la Plaza de la Constitución y proclamaron a Sinibaldi ante miles de simpatizantes. En esos días se pensaba que él era el hombre de la máquina patriota, el que conseguiría en los comicios la continuidad en el poder de la estructura naranja.

Semanas antes, hubo críticas contra el Gobierno de Pérez Molina por impulsar la imagen de Sinibaldi. En los días previos a la fiesta patriota, en el Congreso se escuchó, como rumor, que para ese evento los diputados habían recibido órdenes de movilizar a sus bases desde la provincia.

Preámbulo

Por la mañana del 21 de septiembre del 2014 se comenzó a montar un gran escenario, a desplegar una logística bien atinada para la presentación del candidato del PP a la presidencia. Ese sería el climax de meses de anuncios del ministerio de Comunicaciones que promovian la imagen de Alejandro Sinibaldi. 

Por las calles y avenidas aledañas a la Plaza, en las primeras horas de la mañana del domingo, se notó mucho entusiasmo por parte de los colaboradores del PP.

Cientos ordenaban pancartas que serían usadas en el evento, mientras decenas de autobuses llegaban de diversos lugares del país. 

Los simpatizantes empezaron a acomodarse alrededor de la plaza. Mientras pasaban los minutos y luego las horas; crecía la expectativa y el entusiasmo, y el hambre se asomó. Al llegar el momento de desayunar, varios colaboradores del PP regalaron comida para saciar el apetito de las  miles de personas que llegaron. 

Vehículos ubicados detrás del Palacio Nacional de la Cultura se estacionaron para distribuir los alimentos en cajas, estos los repartían los colaboradores, previo a la gran celebración. 

Como a las 9 horas, se escuhó en las bocinas el famoso jingle “¡Vamos patriota!, ¡vamos muy bien!”, frase que los encargados de la logística pedían a sus simpatizantes repetir.

Casi al mediodía aparecieron tres helicópteros, sobrevolaron la plaza, en ellos se veía a personas filmando a la multitud. Las pantallas gigantes se encendieron y empezaron a reproducir imágenes del partido.

Los simpatizantes empezaron a alzar carteles. Algunas personas cargaban pancartas en las que exhibían su lugar de procedencia y la imagen del diputado encargado de esas bases de la organización. En otros  carteles estaba la fotografía en que Baldetti aparecía junto a Sinibaldi.





La gran fiesta

En el escenario se colocaron más de 30 sillas para los máximos dirigentes del partido. 19 de ellos estuvieron presentes en esa actividad, en la que aplaudieron, rieron, gritaron y hasta bailaron. 

Diputados, ministros, e integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del PP empezaron a aparecer. Mientras, los jingles de la agrupación naranja sonaban a todo volumen. 

A dos horas que Sinibaldi apareciera, los alcaldes pasaron al escenario para agradecer el apoyo de sus bases y pedir levantaran las manos, eso fue para pasar lista de quiénes llegaron. 

El delirio llegó, los dirigentes se notaron muy unidos esa mañana de septiembre.  A tal punto que cuando el grupo de baile de Tavito Bam Bam salió a mostrar sus coreografías ante los miles de patriotas, Baldetti y los demás cabecillas naranjas se contagiaron del ritmo y bailaron. 

Cuando sonó la canción Caballito de Palo, de Joseph Fonseca, los coreógrafos sacaron unos caballos de juguete y empezaron a saltar; Baldetti emocionada pedía a los simpatizantes aplaudir. 

“Los que de verdad saben bailar el caballito de palo, y vienen a bailar caballito de palo. Miremos al caballito de palo”, dijo Baldetti durante el espectáculo. 

Ella se sumó a la fiesta y también bailó; con aplausos contagió a los demás dirigentes quienes también se movieron al ritmo. 

Pasado el mediodía Sinibaldi se presentó, lo acompañaron su esposa  y sus hijos. Fue el momento en que se le declaró precandidato presidencial. 

Sinibaldi habló unos 50 minutos, atacó a su rival político Manuel Baldizón, quien entonces se postulaba con el partido Libertad Democrática Renovada. “Es una amenaza populista”, dijo aquel día.

Los helicópteros volvieron a sobrevolar la Plaza; los demás dirigentes aplaudían cada vez que Sinibaldi terminaba de exponer alguna idea. Así se confirmó ante la opinión pública el respaldo al precandidato de la estructura naranja. 

Después de la fiesta

Un año y ocho meses después de la euforia naranja, las condiciones políticas son diferentes, porque luego de destaparse en 2015 los casos de corrupción La Línea, Igss-Pisa, Lago de Amatitlán, y ahora TCQ;  el PP no pudo mantenerse a flote. Y en las elecciones presidenciales sucumbieron, Sinibaldi renunció al partido en medio de la crisis política del Gobierno de Pérez Molina. 

Con un escandalo de corrupción a cuestas, los patriotas buscaron rescatar el barco Patriota, pero no alcanzaron muelle, la nave se hundió. En el Congreso el PP tiene dos diputados, están casi extintos.

Sin norte

La historia cambió después de las protestas que provocaron la caída del Gobierno de Pérez Molina, y sus dirigentes perdieron el destino que con gran pompa encendieron ese 21 de septiembre de 2014.





Alejandro Sinibaldi

  • Fue Ministro de Comunicaciones durante el Gobierno de Pérez Molina, renunció al cargo el 4 de septiembre de 2014, y dos semanas después fue designado precandidato del PP.  El 3 de junio de 2015 renunció al PP y luego se rumoró que sería el candidato presidencial del partido Movimiento Reformador, no lo hizo. Regreso a la administración sus empresas.

Aleksander Castillo

  • Exdiputado del Partido Patriota (PP), en las elecciones de 2015 no logró la reelección, no está implicado en casos de corrupción.

Daniela Beltranena

  • Exasesora de Baldetti. Fue señalada de colocar a varias personas recomendadas por ella en plazas fantasma en el Estado. El Ministerio Público solicitó un antejuicio en su contra, meses después la Corte Suprema Justicia desestimó la petición.

Pedro Muadi

  • Expresidente del Congreso y exlegislador del PP. Guarda prisión preventiva sindicado de participar en la sustracción de fondos del Legislativo a través de plazas fantasma, el monto alcanzaría los Q630 mil. Está pendiente su audiencia de apertura a juicio, recusó al juez.

Mauricio López Bonilla

  • Exministro de Gobernación y uno de los funcionarios de confianza de Pérez Molina. Bonilla renunció al Ministerio de Gobernación el 21 de mayo de 2015; no se conocen señalamientos contra por casos investigado por la Cicig y el MP.

Valentín Gramajo

  • Exdiputado del PP, fue secretario general de la organización política, en las elecciones generales de 2015 participó como candidato vicepresidencial del partido naranja.

Paula Rodríguez

  • Expresidenta del Parlamento Centroamericano y electa por el PP en los comicios de 2011. En las elecciones de 2015 fue la fiscal del PP .

Pedro Duchez

  • Exdirector del Instituto Guatemalteco de Turismo, participó en la proclamación de Sinibaldi. No ha sido vinculado a casos de corrupción

Antonio Coro

  • Exalcalde de Santa Catarina Pinula. Antes de comenzar las elecciones de 2015 renunció al PP y se vinculó a Líder, con esa agrupación se postuló por la alcaldía de la capital. En enero de 2016 fue capturado por hechos negligentes que permitieron la tragedia en El Cambray 2, donde murieron alrededor de 300 personas en un deslave. El pasado 19 de enero pagó una fianza y recuperó su libertad, está vinculado a proceso penal.

Juan Alcázar

  • Exdiputado del PP. El 23 de abril de 2015 se desligó de la bancada patriota y argumentó: “El PP ha perdido el norte”.

Lucy Lainfiesta

  • Exministra de Desarrollo Social en el  gobierno del PP. No se conocen señalamientos por corrupción, fue encargada del gabinete social del gobierno de Álvaro Colom.

Clarisa Castellanos

  • Fue por muchos años la comunicadora de la bancada del PP en el Congreso. En el Gobierno de Pérez Molina, pasó a la Secretaría de Comunicación de Presidencia, llegó a ser viceministra de Cultura. No se conocen señalamientos por corrupción.

Édgar Leonel Rodríguez

  • Exministro de Desarrollo Social en gobierno Patriota. Es quien grabó a diputados del partido Lider quienes le pidieron proyectos y plazas a cambio de no atacar politicamente al PP.

Michelle Martínez

  • Exministra de Ambiente y Recursos Naturales. No hay una acusación formal en su contra, un juez ordenó su arraigo para determinar si existen indicios para implicarla en el caso Lago de Amatitlán, por no realizar estudios de impacto ambiental previo a la aplicación de fórmula “agua mágica”.

Carlos Contreras

  • Exministro de Trabajo en la administración de Pérez Molina. El 4 de junio de 2015 fue designado presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Con el Gobierno de Jimmy Morales se mantiene en el cargo porque la entidad es autónoma. No ha tenido sindicaciones de corrupción.

Otto Pérez Leal

  • El junior, hijo del expresidente Otto Pérez Molina. exalcalde de Mixco, está arraigado a petición del Ministeriio Público, es investigado por abuso de autoridad y propaganda oficial ilegal.

Juan José Porras

  • Exdiputado del PP. Fue jefe de esa bancada en el Congreso; dejó el bloque Patriota en mayo de 2015. En las elecciones pasadas obtuvo la reelección con el partido Visión con Valores.

Arkel Benítez

  • Exviceministro de Prevención del Delito. No está vinculado a casos de corrupción.