Política

Luces y sombras del Ejército de Guatemala

Las fuerzas armadas hacen escritorios, sillas de ruedas y reparan caminos, que si bien son acciones que aplaude la ciudadanía, no corresponden con su mandato constitucional, al tiempo que descuidan la protección de las fronteras, opinan analistas.

Por Geovanni Contreras

Especialistas elaboran escritorios y sillas de ruedas como parte de las atribuciones del presidente Jimmy Morales.
Especialistas elaboran escritorios y sillas de ruedas como parte de las atribuciones del presidente Jimmy Morales.

Desde el segundo día de haber tomado posesión, el presidente Jimmy Morales ordenó al Ejército reparar y construir caminos, puentes y carreteras en el área rural.

Morales instruyó que, durante los cuatro años de su gestión, se recuperaran ocho mil kilómetros, cuatro mil a cargo del Ministerio de la Defensa, y cuatro mil, del de Comunicaciones.

Además, semanas atrás fue adjudicada la maquinaria que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército utilizará para el recapeo asfáltico, por Q55.3 millones. El sector empresarial criticó esta compra, por considerar que es trabajo de la cartera de Comunicaciones.

La imagen del Ejército también fue lastimada por la captura de uno de sus integrantes que supuestamente distribuía armas de grueso calibre al Barrio 18, y formaba parte de esa estructura.

El ministro del ramo, Williams Mansilla, reconoció que se había infiltrado en sus filas por falta de control en el reclutamiento.

Otros hechos que se dieron este año incluyen que la Industria Militar amplió su poder de comercialización con todas las instituciones del Estado. Ese campo de acción se había limitado en gobiernos anteriores debido a denuncias y sospechas de corrupción.

Pero se cuestionó de nuevo esa decisión y se cree que se dio gracias a la fuerte influencia militar sobre el presidente Jimmy Morales, especialmente de los fundadores del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) que lo llevó al poder.

Asimismo, el Ejército fue el actor principal en la retoma del control de la zona conflictiva de Ixchiguán y Tajumulco, en San Marcos, y coadyuvó en el retorno de decenas de familias a sus comunidades, también con la destrucción de varias fortificaciones ilegales.

Ejército saldrá de las funciones de seguridad ciudadana junto con la PNC.
Ejército saldrá de las funciones de seguridad ciudadana junto con la PNC.

Positivos y negativos

La decisión de retirarse de la seguridad ciudadana, y hacer un nuevo despliegue de sus fuerzas operativas es algo positivo del Ejército, que resalta Lorena Escobar, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), porque es indispensable su actuación ante las   amenazas  que impone la globalización.

“También su actuación en el estado de Sitio, en el cual no ha habido señalamiento de violaciones a los derechos humanos”, agregó.

Lizandro Acuña, del Instituto de Problemas Nacionales (Ipnusac), coincide en que es bueno el papel de resguardo de las fronteras, particularmente ante el trasiego de armas y tráfico de drogas, que se mantienen como desafíos que afectan la seguridad del Estado, así como la cooperación en desastres causados por fenómenos naturales.

“El ejercer funciones de seguridad ciudadana extralimita su función en el marco de lo establecido en el acuerdo de paz referido. El Estado debe hacer los esfuerzos en el fortalecimiento de la Policía Nacional Civil, institución a la  que le compete la seguridad ciudadana”, agregó.

El analista en seguridad y defensa, y exministro del ramo, Ronaldo Leiva, opinó:  “En general, el Ejército, como institución, debe y ha observado su papel constitucional en lo que se refiere a la defensa de la nación e integridad del territorio como objetivos nacionales permanentes. Ahora, en lo que se refiere a apoyar algunos objetivos actuales —de gobierno—, como fabricación de pupitres, camillas y sillas de ruedas, se explican como un aspecto de apoyo al desarrollo del país, pero, desafortunadamente, se interpretan como actividades que no le son propias, con lo cual se vuelve sujeto de críticas de algunos sectores”.

Por el contrario, el vicepresidente del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (IECCP), Luis Ramírez, consideró: “Ya terminó la época en que el Ejército asumía todas las funciones del Estado, incluso, en la época del conflicto armado interno fue por mucho tiempo la única presencia del Estado en las poblaciones. Es absolutamente incongruente con los tiempos modernos y la nueva etapa que Guatemala está asumiendo luego de la firma de los Acuerdos de Paz”.

A Ramírez se le preguntó qué ve de positivo, y respondió que “podría afirmarse”  que “por lo menos” trabajan algo  útil para la comunidad guatemalteca.

“Sin embargo, esto es falso, pues la tendencia de los estados modernos es la profesionalidad de sus instituciones. Es muy extraño que el presidente, siendo administrador de empresas, no asuma los principios básicos de Henri Fayol, pionero de esta disciplina, que cualquier principiante en este campo lo sabe, y es la división del trabajo y la especialización para ser cada vez más productivo”, aseguró Ramírez.

Un mil 500 militares fueron desplegados a Ixchiguán y Tajumulco para recuperar la gobernabilidad.
Un mil 500 militares fueron desplegados a Ixchiguán y Tajumulco para recuperar la gobernabilidad.

“La pregunta es si el Ejército estará preparado para ejercer sus funciones principales: responder ante las amenazas externas; esto es, garantizar la integridad del territorio nacional protegiendo las fronteras. ¿No existe saqueo arqueológico en Petén? ¿No existe fuga de nuestra flora y fauna por las fronteras, en especial por la de México?”, cuestionó.

Leiva ve negativo el haber ampliado la comercialización de productos que no son competencia de la Industria Militar hacia instituciones que no son usuarias, y el haber permitido el reclutamiento de “personas indeseables” para el sistema.

Escobar coincidió en que involucrar a su personal en actividades que lo desvían de sus fines es desaprovechar sus capacidades tácticas, operativas y estratégicas. Acuña está de acuerdo con las posiciones empresariales de que reparar carreteras no le compete a las fuerzas armadas.

Con sus altas y bajas

Algunos temas que han destacado:

Mantenimiento de carreteras

El Ministerio de la Defensa repara, rehabilita y construye carreteras. También compró maquinaria para recapeo, en una decisión cuestionada en el país.

Insumos para Educación y Salud

El Servicio de Material de Guerra ha fabricado en sus instalaciones pupitres, sillas de ruedas y camillas, en una labor social.

Capturan a soldado pandillero

Un soldado fue detenido  después de un ataque armado en la zona 3. Este sería proveedor de armas de alto calibre para la pandilla  Barrio 18.

Comercialización con todo el Estado

La Industria Militar puede volver a vender a todo el Estado, después de reducirse esa prerrogativa por denuncias de varios casos de corrupción.