Política

Maga veta adjudicación a hijo de Marco Tulio Abadío 

La Ley de Contrataciones del Estado señala que no pueden tener contratos con el Estado quienes hayan sido condenados por la comisión de delitos contra la administración pública.

Por Manuel Hernández Mayén / Guatemala

Archivado en:

Corrupción Maga
Byron René Abadío Carrillo fue condenado a prisión de seis años por lavado. Ahora representa a una empresa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Byron René Abadío Carrillo fue condenado a prisión de seis años por lavado. Ahora representa a una empresa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El ministro de Agricultura, Mario Méndez Montenegro improbó  la licitación para la adquisición de 300 mil botellas de aceite vegetal a la empresa Total Warehouse, S.A., por Q4 millones 185 mil debido a que el representante legal de dicha empresa Byron René Abadío Carrillo fue condenado a seis años de cárcel por lavado de dinero, quien es hijo de Marco Tulio Abadío Molina.

La decisión de Méndez Montenegro se basa a que Abadío Carrillo mintió en su declaración jurada la cual fue elaborada por el notario Carlos Aguilar García. El dicho documento declaró que no se encontraba comprendido en ninguna de las prohibiciones que establece el artículo 80 de la Ley de Contrataciones del Estado, sin embargo el presente caso encuadra en la prohibición contenida en la literal “e” de dicho artículo.

En inciso e del referido artículo contempla la prohibición de que no podrán concursar o celebrar contratos con el Estado, o tener otra calidad referida a los proveedores y contratistas del Estado cuyos representantes legales, directivos o gerentes hayan sido condenados por la comisión de delitos contra la administración pública, contra la fe pública, defraudación tributaria, contrabando, defraudación aduanera, o delitos tipificados en las convenciones internacionales de las que Guatemala sea signataria.

Genera dudas

El pasado 7 de abril el Ministerio de Agricultura por medio del Viceministerio de Seguridad Alimentaria y Nutricional subió a Guatecompras un concurso para adquirir 300 mil botellas de aceite de 800 ml los cuales se entregarán a familias en vulnerabilidad a inseguridad alimentaria y nutricional del país. 

A pesar de varias dudas el 1 de junio la junta de licitación por mayoría adjudicó la compra a la empresa Total Warehouse, S.A., por Q4 millones 185 mil. Durante el proceso la junta descalifico a las empresas  Corporación Comercializadora  M y B, S.A.,  y Agro Industrias Albay que habían participado en el proceso y que habían presentado ofertas más baratas que la adjudicada.

Los argumentos de la junta para descalificar a Corporación Comercializadora  M y B, S.A., fueron que había colocado de manera errónea el número del documento personal de identificación del gerente general y administrador único,  y además consignó información incorrecta, según lo establecía el modelo de declaración jurada.

Mientras que Agro Industrias Albay, S. A., incumplió con un requisito en las bases de licitación que se refiere a la declaración jurada. Pero el 31 de mayo la Junta de Licitación envió a  Abadío Carrillo  una carta en la que le explica que debe entregar al siguiente día, antes de las 10  horas, una declaración jurada en la cual señale  que el producto por entregar tendrá una fecha de vencimiento de 18 meses. Debido a que había entregado una que señalaba que vencía en 12 meses.

Voto razonado

La Junta de Licitación estaba integrada por Marvin César Alonzo Aquino, Luis Alfonso Olivares Martínez e Isolda del Carmen Flores Pardo. Pero el 26 de mayo el ministro de Agricultura, Mario Méndez Montenegro, sustituyó a Flores Pardo por Mario Alberto Agreda Rodríguez.

Este último, al momento de la adjudicación, razonó su voto al considerar que  no cumple con la experiencia o conocimiento requerido, según la Ley de Contrataciones del Estado, ya que su formación académica versa en la rama de la Ingeniería Agrícola. Se sabe que Flores Pardo fue destituida por haberse negado a firmar la adjudicación, ya que recibían presiones para favorecer a la empresa ganadora.

El 9 de julio del 2010, Byron René Abadío Carrillo  quedó en libertad  luego de haber estado en prisión por tres años,  de una condena de seis años de cárcel por lavado de dinero, por el desfalco de Q24 millones a la institución que dirigía su padre. Al habérsele otorgado la redención de penas.

Abadío Carrillo hizo su petición de libertad debido a que el 20 de abril de ese año cumplió los tres años de prisión y había mostrado buena conducta.