Política

Obra paralela a puente Belice costaría US$150 millones

Un nuevo préstamo es la solución que el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) encontró para descargar de tránsito   el puente  Belice. La intención es construir una nueva conexión, que se convertiría en una ruta alterna.

Por Jessica Gramajo

Usuarios del puente Belice han manifestado su preocupación en diversas oportunidades por las condiciones en  que se encuentra esa conexión con la ruta  al Atlántico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Usuarios del puente Belice han manifestado su preocupación en diversas oportunidades por las condiciones en  que se encuentra esa conexión con la ruta  al Atlántico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El proyecto está en fase de análisis pero   el préstamo ya está en trámite, según el ministro de Comunicaciones, Aldo García, quien acudió al Congreso para continuar su interpelación, promovida por el diputado independiente Álvaro Velásquez.

Aunque el juicio político no se llevó a cabo, al salir del Palacio Legislativo el funcionario explicó que, debido a la falta de oferentes para la remoción y reparación del puente  Belice, la recepción de ofertas se extendió  para el 31 de este mes.

“Espero que ahora sí haya interesados”, manifestó García, quien confesó que recibió un mensaje anónimo en el que le indicaban que la falta de ofertas había sido intencional.

Nuevo puente

Según el ministro de Comunicaciones, el próximo año podría iniciarse el proceso para la construcción de un   puente “paralelo” al  Belice, lo que permitiría reducir el peso que actualmente soporta.

Este proyecto tendría un costo de US$150 millones —Q1 mil 140 millones—, que se obtendrían a través de un crédito con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

“Había contemplado pedirle los recursos a Corea —del Sur—, pero en el Ministerio de Finanzas me dijeron que me fuera por el BCIE”, aclaró García.

El ministro explicó que en el proyecto se respetan los puentes Belice y el de Ferrocarriles de Guatemala, porque es  patrimonio cultural, y a la vez tiene que coincidir con la construcción del metro de superficie, que está contemplado en otra obra.

El funcionario aclaró que aún se deben  efectuar los estudios, lo  cual  se llevará de seis a ocho meses, por lo que se prevé empezar la  construcción del proyecto  a finales del 2018 o principios del 2019.

“Se contaría con dos puentes, probablemente se decida que uno sea para vehículos livianos y el otro para carga. La idea es ir distribuyendo el peso para alargar la vida útil de las obras”, especificó el jefe del CIV.

El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, explicó que el préstamo se encuentra en fase de diseño  y no se tiene un monto global, ya que se  incluyen varias obras, entre estas  el puente.

Para contar con los fondos de financiamiento, el crédito  debe  ser primero aprobado por el BCIE, y luego la Junta Monetaria debe  dar opinión acerca del impacto en la macroeconomía y, finalmente, llega al Congreso, en donde debe  ser aprobado por los diputados.

Larga vida

Antes de construir una nueva conexión, la intención del Ministerio de Comunicaciones es alargar la vida del puente  Belice.

Aunque no se tuvo ningún oferente para ese proyecto, el ministro está seguro de que este año habrá una solución.

Según García, esta semana, en conjunto con la Municipalidad de Guatemala y la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial), se montarán operativos para desviar los vehículos hacia otra vía, con el objetivo de reducir el peso sobre la estructura.

La reparación del puente  Belice se impulsará en dos fases. La primera se iniciará este año, si surge una empresa interesada.

Primeros millones

En esta etapa se contempla la elaboración de estudios sobre la situación de las pilas —bases— que sostienen el puente, el cambio de estructura,   reparación de baches, pintura y remozamiento. Para ello se cuenta con un espacio presupuestario de Q40 millones, los cuales ya están asignados.

Esa misma cantidad de recursos se está programando para el próximo año, aunque aún lo debe   aprobar el Gobierno y luego, el Organismo Legislativo. “La intención es alargar la vida útil del puente, es como si se estuviera volviendo a construir con el diseño original”, detalló el ministro.