Política

País prioriza salud pública

La postura de Guatemala, ayer, en la sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (Ungass, en inglés) acerca del problema de las drogas, distó de la que el país tenía hace tres años y medio, cuando pidió la realización de esa reunión.

Por Geovanni Contreras

El presidente Jimmy Morales habla ante los  participantes de  asamblea extraordinaria. (Foto Prensa Libre: AFP)
El presidente Jimmy Morales habla ante los  participantes de  asamblea extraordinaria. (Foto Prensa Libre: AFP)

En el olvido quedó la idea de la despenalización de las drogas, bastante promovida en el 2012 por el entonces presidente Otto Pérez Molina, lo cual no sorprendió porque Morales ya había expresado su desacuerdo con legalizar esas sustancias.

El discurso del mandatario guatemalteco se centró en que pueda definirse una política global enfocada en la salud pública, trabajar por reducir la demanda y que no se criminalice a los consumidores.

“Junto a Colombia y México planteamos esta asamblea. De la política vigente, sabemos que los resultados no han sido alcanzados. Países como Guatemala hemos llevado la peor parte, al sobrellevar la carga injusta de las pérdidas humanas”, indicó el presidente.

“La salud y el bienestar de la humanidad nos lleva a priorizar un enfoque humano centrado en la salud pública, poniendo a la persona en el centro, y no a las sustancias”, añadió.

Extrañó que no figuraran aspectos que antes eran promovidos por Guatemala.

Cultivo y penas

Una de las novedades principales que Guatemala promovió en distintos foros hace algunos años era la de cultivos alternativos a la amapola para familias en San Marcos. Otra era legalizar la amapola —cuyos componentes se usan para producir opio y heroína—, pero de manera “controlada” y para fines medicinales, para que las familias obtuvieran ingresos.

Asimismo, el Gobierno de Guatemala había propuesto no criminalizar a los consumidores y la modificación de penas por posesión, para someter a estos a programas de rehabilitación, con lo que  se desfogarían las cárceles, porque son muchos los condenados por ese delito.

El hecho de haberse suavizado la postura de Guatemala supone un alejamiento de Morales respecto de la imagen de Pérez Molina, el principal promotor de  opciones contra las drogas.

El exmandatario —procesado por el caso La Línea— incluso tuvo un enfrentamiento público con Estados Unidos, país al que acusó de haber “saboteado” dos reuniones organizadas por él.

Al final, en Naciones Unidas, fue el gobernante de México, Enrique Peña Nieto, quien, además del enfoque de salud, mencionó la discusión de cultivos alternativos.

Lo que olvidó

  • La despenalización de por lo menos algunas sustancias no se mencionó, cuando antes el país la promovía.
  • Cultivos alternativos a la amapola, como café, o la regulación de esta para usos medicinales.
  • Modificación de  penas por posesión y tratamiento distinto para adictos, según la sustancia consumida.