Política

Perspectiva sobre Guatemala: se necesitan acuerdos

Para que un país crezca es necesario que tenga una visión de conjunto entre los sectores que conforman el Estado, por lo que el diálogo es un factor indispensable para enfrentar los retos de una nación,  considera Harald Klein, embajador de la República Federal de Alemania,  cuya cooperación bilateral con Guatemala empezó en 1978.

Por Henry Estuardo Pocasangre

El embajador de Alemania Harald Klein, en entrevista con Prensa Libre, donde comparte su perspectiva sobre Guatemala y los programas alemanes de cooperación en varias áreas. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
El embajador de Alemania Harald Klein, en entrevista con Prensa Libre, donde comparte su perspectiva sobre Guatemala y los programas alemanes de cooperación en varias áreas. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

¿En qué aspectos ha tenido avances el país?

Se ha avanzado en mucho. Ha habido voluntad y una aspiración de mejorar las condiciones de vida y democracia, aunque todavía falta trabajar algunos elementos de los Acuerdos de Paz.

¿Qué se debe reforzar?

Se necesita más diálogo entre los grupos sociales, instituciones y personas. Hay que escuchar más, antes de actuar. Buscar acuerdos que son esenciales para una visión compartida del futuro de Guatemala. Se deben tener aliados, pero para eso se debe discutir, superar las resistencias y negociar.

No hay instituciones ni personas que tengan cien por ciento la razón, hay que ceder ciertas cosas, convencer, presentar los beneficios y escuchar lo que dice el otro.

¿De quién depende mejorar?

No depende del Ejecutivo, depende de la disposición de participar. Puede venir de la sociedad civil o cualquiera, pero las partes deben estar dispuestas a discutir y no excluir posiciones ni opiniones a favor del progreso del país. Se requiere de acciones o no se avanzará.

¿Cuáles considera que son los temas prioritarios para Guatemala?

Fortalecer las instituciones de la democracia como el Congreso, la Corte de Suprema de Justicia, Procuradurías y Fiscalía. Hay que hacerlas menos dependientes de personas, porque generan conflicto.

Aquí se discute mucho qué personas son las que deben ir a las instituciones, si tienen intereses personales o de grupos, pero lo que debe estar en el centro es la funcionalidad de la institución, porque cada uno tiene su estilo y pone prioridades diferentes, pero eso no  modifica la institución, ni la dirección, porque el sentido es el mismo.

¿Qué hacer para superar los intereses individuales?

Se debe dialogar. En mi país tuvimos que dialogar mucho con los aliados y negociar. Todo requiere una disposición, hay que considerar las opiniones de los demás.

¿Qué opina de los esfuerzos contra la corrupción?

Es importante el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público.

Hay que demostrar que la corrupción es una enfermedad mortal para la democracia. Hay que lograr no solo la investigación de casos, sino que también las consecuencias, demostrar a la sociedad y concienciar que no solo es un delito, sino un riesgo, y si comenten actos delictivos pasará algo.

¿De qué forma se puede eliminar la corrupción?

Tenemos muchos casos de corrupción de muy alto nivel, pero también es un tema endémico, no quiere decir que solo los más altos comenten delitos, claro esos son más grandes, pero se cometen en todos los niveles.

Fuera de los casos, es un reto educativo, concienciación, investigar los casos existentes y entregarlos a la justicia. Esto lo apoyo mucho.

Lo que dijo el comisionado de la Cicig, Iván Velásquez, fue que se debe mostrar que se puede luchar contra la corrupción, aunque no soluciona el problema. Los casos que se investigan no son solo el problema, se requiere educación, conciencia, sistema judicial adecuado y persecución de abusos.

Además hay que establecer una cultura de servicio público, no es solo en el Estado, es en todos lados, pero allí es donde más llama la atención.

¿Se deben hacer reformas al sector justicia?

Hay ejemplos en otros países que enseñan lo que han hecho. Guatemala no es el único que sufre de estos casos. Vale la pena estudiar lo que han hecho otros países, cómo han logrado mejorar, y utilizando qué procedimientos han tenido resultados. Es un reto.

¿Qué otro aspecto debe ser prioridad?

En general el tema de la violencia. La seguridad física es un tema importante siempre, no solamente para las personas o instituciones, sino para la inversión. Si yo asocio Guatemala con violencia y peligro, mi disposición a invertir como extranjero y nacional disminuye o incluso desaparece.

¿Cuál es la imagen de Guatemala en el exterior?

Guatemala tiene todo, es un país maravilloso. Dos costas, volcanes, lagos, paisajes, gente amable, cultura tradicional, ciudades tradicionales, pero la imagen es asociada con violencia y peligro, esto influye en el turista. Guatemala tiene mala imagen y no todo está malo, pero trabajar eso requiere una estrategia.

¿Cómo evalúa la recaudación tributaria, ante los casos de corrupción revelados?

Se ha mejorado. Admiro los esfuerzos que se hacen para tener instituciones más serias, estables y estructuradas. Lo más grande acá es la informalidad, para superarlo se necesita confianza en el Estado y las instituciones. A nadie le gusta pagar impuestos, pero hay que pagar.

Este es  un proceso, no es fácil cuando hay historia de corrupción, es dinero público, el tema de recaudación también es un tema complicado porque no es tan grande.

Hay una informalidad muy grande, no el pequeño vendedor de galletas, sino estructuras grandes que, si contribuyeran, buena parte del déficit y del problema sería solucionado.

Comparto la necesidad de aumentar la cuota, no tanto de recaudar más de los mismos, sino buscar a los que no pagan.