Política

Viajes coinciden con crisis

En 11 meses de gestión, el presidente Jimmy Morales  ha viajado al exterior en 13 ocasiones, cuatro de las cuales coinciden con  momentos críticos, lo que deja entrever, a decir de expertos,  que pudo ser una estrategia evasiva, como cuando su hijo y hermano se vieron involucrados en señalamientos de corrupción o cuando decretó una suspensión de garantías constitucionales.

Por Carlos Álvarez

El presidente Jimmy Morales, ha salido del país en cuatro momentos de crisis. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El presidente Jimmy Morales, ha salido del país en cuatro momentos de crisis. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En sus viajes, el mandatario ha visitado ocho países  y ha permanecido fuera  durante 47  de los 335 días que lleva en el cargo; es decir, ha pasado el 14 por ciento del tiempo de su gestión en el extranjero.

Los registros de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia,  hasta septiembre último, muestran que en esos viajes se han gastado Q774 mil 279.03 en boletos y viáticos, tanto del mandatario como de funcionarios y personal de seguridad que lo ha acompañado.

Morales ha permanecido más de 20 días en distintas ciudades de Estados Unidos, en visitas oficiales y privadas. El lugar más lejano al que ha viajado es Israel, a donde, se supo depués, le acompañaron su hijo y su progenitora.

El presidente no se hallaba en el país cuando la Procuraduría General de la Nación dijo que debía declararse lesivo el contrato con TCQ, y salió  nueve días del país después de que se conoció que la Fiscalía investigaba a su hijo y a su hermano por el caso Fulanos y Menganos.

Tampoco estuvo presente cuando se anunció que se investigaba a los fundadores de FCN-Nación, partido con el que llegó a la Presidencia; ni cuando los diputados oficialistas presionaban a los gobernadores y cuando Armando Melgar Padilla asumió una curul en el Congreso.





Evitar críticas

El internacionalista Roberto Wagner afirmó que se debe entender  que hay viajes que, por su naturaleza y gesto diplomático, deben hacerse, pero para los otros debe existir algo que represente los intereses del país e independientemente de esa agenda se debe demostrar que existe ese trabajo.

“Pero ¿qué pasa? Definitivamente es muy notorio que muchos de esos viajes se han hecho con el fin de evitar las críticas de los medios de comunicación y de diferentes sectores de la sociedad”, dijo.

El experto precisó que esa técnica de abandonar el lugar a la espera de que las cosas mejoren hace notorio que el equipo de comunicación y asesores del mandatario son muy malos.

“Diferente fuera si existiera un equipo que dé razones. La lectura es obvia: se va porque quiere evitar críticas, no responder preguntas difíciles. Muestra falta de liderazgo”, criticó.

“No se ha dejado acéfalo al país”

El vocero de la Presidencia, Heinz Hiemann, aseveró que el presidente Morales es el máximo representante del país y en ese sentido, “qué mejor que el jefe de Estado” para aprovechar las reuniones bilaterales y multilaterales en el exterior.

“En Guatemala se elige un binomio presidencial, por lo que siempre que sale el presidente delega la responsabilidad al vicemandatario, quien queda como presidente en funciones y con toda la apertura de poder opinar sobre las cuestiones del país. No es que se haya dejado acéfalo al país en momento críticos”, explicó el portavoz.

Hiemann resaltó que cada una de las visitas oficiales que hace el presidente a los distintos países “tiene una agenda de trabajo específica, la cual dio y dará resultados a corto, mediano y largo plazo”.

También descartó que el mandatario utilice los viajes para evadir la crítica. “Totalmente, temas siempre habrá  sobre la mesa”, aseveró.