Quetzaltenango

Capturan a cinco en Xelajú por caso de ataque con ácido contra un menor

Cinco personas fueron capturadas la noche del lunes último en Quetzaltenango, sindicadas de atentar en contra de los padres de un niño de 11 años, quien sufrió quemaduras con ácido en el 2014, hecho por el cual fue detenido Hugo Arrecís Yang, informó la Policía Nacional Civil (PNC).

Por Carlos Ventura / Quetzaltenango

Capturan a  cinco personas en Xelajú por caso de ataque con ácido a un menor en 2015. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Capturan a cinco personas en Xelajú por caso de ataque con ácido a un menor en 2015. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

El informe policial agrega que Arrecís fue capturado el lunes en la zona 11 de la capital y que luego del arresto el padre, hermano y algunos amigos de este arremetieron contra los padres del menor en Xelajú, supuestamente en venganza por la aprehensión.

Edú López, de la Policía Nacional Civil, indicó que los arrestados fueron identificados como Hugo Aroldo Arrecís, 50; su hijo, Hugo Yang, 24; Adrián Alejandro de León Linares, 23; Héctor Estuardo Chuvac Linares, 23, y Eduardo Isaac Batz, 21.

“Fue complicado arrestarlos ya que la mayoría sabia artes marciales” Edú López, de la PNC.

“Estas personas portaban una pistola de gas comprimido y cinco bates, con los que dañaron las instalaciones del negocio de la familia del menor.

Los sujetos intentaron escapar, pero fueron capturados en la colonia el Maestro, zona 8 de esa ciudad.

Byron Lara, padre del menor, comentó que los sujetos llegaron al inmueble y destruyeron varias computadoras, mostradores de vidrio y otros objetos y que los amenazaron de muerte.

“Hay unas 30 denuncias en el Ministerio Publico (MP) contra esta familia. Hoy llegaron a mi negocio de forma abusiva e intentaron atentar contra mi esposa e hijo. Gracias a Dios ya teníamos los números telefónicos de los investigadores del caso y nos ayudaron rápido”, dijo Lara.

Ataque le cambia la vida

ynsen Yoel Lara de León, de 11 años, está feliz de haber ganado el sexto año de primaria y de ser un estudiante destacado. Sin embargo, para él no todo es alegría porque se recupera de las quemaduras que sufrió en el rostro y manos después de que un individuo le lanzó ácido —el 25 de julio último— cuando se dirigía a estudiar a un colegio en la zona 3 de Quetzaltenango.



Vynsen Yoel permanece junto a sus padres, Brenda de León y Byron Lara. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Vynsen Yoel permanece junto a sus padres, Brenda de León y Byron Lara. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)


Lara de León indicó que su mejor regalo para esta Navidad sería sentirse mejor, pero aún necesita cirugías, las cuales concluirán hasta que cumpla 21 años.

La familia del niño conversó con Prensa Libre y dijo que ha vivido un calvario porque la vida del menor cambió totalmente, sumado a que temen represalias por parte del presunto atacante, Hugo Valdemar Arrecis Yang, 24, quien se encuentra prófugo, pues escapó luego de haber sido beneficiado con arresto domiciliario.

El ataque

El 25 de julio último, Lara de León salió de su vivienda en la zona 3 de Xela, rumbo al colegio, cuando dos individuos que viajaban en un vehículo le interceptaron el paso y luego, supuestamente, el acusado se bajó y le lanzó ácido.

Byron Lara y Brenda de León explicaron que su hijo no obtuvo apoyo en el Hospital Regional de Occidente, por lo que fue trasladado al Hospital Roosevelt, en la capital, donde les informaron que tenía quemaduras de segundo y tercer grados.

Aseguraron que el director del nosocomio, Estuardo Mora, le dijo al menor que “era un chillón y que el caso no era para alarmarse”.

Violeta Sac, vocera de ese centro asistencial, afirmó que atendieron al niño, pero Mora no tuvo comunicación con él.

Mantiene sueño

El sueño de Lara de León es ser futbolista y empresario. “A veces me siento triste. Me aburre estar viajando a Guatemala para mis terapias, pero tengo que ir, para curarme”, resaltó.

La madre manifestó su malestar contra el Ministerio Público (MP) y el Juzgado Tercero de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango, ya que, según ella, beneficiaron a Arrecis al acusarlo por lesiones graves, no por intentar matar al niño.

El padre lamentó que la jueza Patricia Rodríguez dejara con arresto domiciliario a Arrecis, quien fue capturado el 20 de agosto último y liberado dos días después.

La juez aseguró que ella resolvió apegada a la ley. Señaló que este delito goza de medidas sustitutivas, como arresto domiciliario y prohibición de salir del país.

Rodríguez agregó que el acusado tenía que firmar el libro de asistencia cada semana, pero no llegó porque se reportó con neumonía.

Manifestó que se ordenó un estudio forense, pero el padre del acusado lo impidió.

La fiscal Claudia Orozco expuso que ahora que ya tienen el dictamen pericial del niño, el delito cambia a homicidio en grado de tentativa.

La abogada de la familia afectada, Sara Trócoli, indicó que el delito que encuadra es asesinato en grado de tentativa.

En el 2009, Brenda de León y su hijo Vynsen Yoel Lara asistían a un gimnasio de karate, en Xela, el cual era propiedad del padre de Hugo Valdemar Arrecis, quien está prófugo y es sindicado de haberle lanzado ácido al menor.

Según la madre del niño, el acusado y su padre la pretendían, por lo que le contó a su esposo, Byron Lara, y luego abandonó las clases.



Vynsen Yoel  Lara de León muestra las quemaduras que sufrió en ambas manos. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Vynsen Yoel Lara de León muestra las quemaduras que sufrió en ambas manos. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)


La decisión no fue bien vista por los dos hombres, y continuaron acosando a De León.

Ante la situación, Byron Lara les reclamó a padre e hijo y los denunció en el Ministerio Público, pero según los afectados la denuncia no progresó.

El problema continuó y este año el menor fue agredido con un producto químico cuando se dirigía a estudiar.

No lo conocía

Juan Antonio Guzmán, abogado de Hugo Valdemar Arrecis Yang, sospechoso de haber lanzado ácido contra Vynsen Yoel Lara, dijo que ambas familias han tenido conflictos antes.

“El origen de esto lo ignoro; lo que ha habido en el ambiente es que son familias que han tenido un tipo de conflicto, pero mi patrocinado me manifestó que él en ningún momento quiso hacerle daño al niño porque prácticamente no lo conocía, y que el día que sucedió el incidente él estaba en la universidad y fue demostrado”, refirió Guzmán.

Aseguró que existen varios recursos en la Sala Quinta de Apelaciones, ya que no están de acuerdo con que se le hayan suspendido las medidas cautelares a Arrecis, e indicó que no está prófugo.