Quetzaltenango

Dan último adiós a supervisor y piloto atacados en bus

“Estamos al día con ellos, pagamos Q5 mil a cinco grupos de extorsionistas. No hemos recibido llamadas, esperamos que las autoridades investiguen", relató un transportista por el ataque del pasdo miércoles.

Por Carlos Ventura / Quetzaltenango

Familiares y amigos le dan el último adiós al piloto Eduardo Alejandro Barrios Coyoy, de 30 años, quien dejó a cuatro menores en la orfandad. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Familiares y amigos le dan el último adiós al piloto Eduardo Alejandro Barrios Coyoy, de 30 años, quien dejó a cuatro menores en la orfandad. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Entre llanto, dolor y consternación fueron sepultados este viernes los restos del piloto Eduardo Alejandro Barrios Coyoy, de 30 años, y del supervisor de ruta, Selvin Leonel Solís, de 12, quienes fueron atacados a balazos el miércoles último en la zona 7 de Xelajú.

Heidi del Rosario Barrios, hermana de Barrios Coyoy, dijo que lo más difícil que enfrentarán en la vida será sacar adelante a los cuatro niños huérfanos de 13, 11, 3 y cuatro meses de nacido.

“El caballito, como cariñosamente le llamábamos a mi hermano empezó a trabajar desde los 15 años como piloto, era muy querido y no tenía problemas con nadie. Me entristece pensar en el futuro de sus hijos, quienes tendrán que salir adelante solos y en un país donde la violencia e inseguridad están a la orden de día”, explicó.

El velatorio de Barrios se llevó acabo en el salón de usos múltiples de la empresa de transporte El Trigal, donde compañeros de trabajo, amigos y vecinos le dieron el pésame a los familiares.

“No puedo creer que el caballito, un joven alegre, bromista y educado, haya sido asesinado de esa manera. Exigimos justicia”, expresó un vecino.

Mario Escobar,  amigo de Barrios, manifestó: “Frustraron el sueño de mi amigo, quien soñaba con ser transportista. Que Dios perdone al que lo asesinó, pues era una buena persona”.

Último adiós

A parte,  los restos del supervisor de ruta, quien estaba a punto de cumplir 13 años, fue velado en su residencia.  

Algunos familiares de Solís comentaron que desde hace dos años trabajaba como supervisor de ruta y que desconocen si estaba amenazado.

Los restos de las víctimas fueron sepultados en el cementerio general de Xela.





Extorsionistas

Empresarios de la ruta, indicaron que ellos están al día con el pago con los extorsionistas y aseguraron que no recibieron ninguna llamada luego del ataque contra sus empleados.

“Desconocemos las razones por las que asesinaron a nuestros empleados, pues al mes cumplimos con pagar Q5 mil a cinco grupos de extorsionistas”, comentó un empresario.

Lea también: Supervisor de ruta y piloto mueren en ataque armado