Quetzaltenango

Exdelegada de la Demi fue hallada culpable de coacción 

Rosa Elvira Colop, exdelegada de la Defensoría de la Mujer Indígena (Demi) en Xela, fue condenada a seis meses de prisión, culpable de coacción. 

Por María José Longo / Xela

Rosa Elvira Colop escucha la decisión del Juzgado “A” de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo).
Rosa Elvira Colop escucha la decisión del Juzgado “A” de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo).

Según la acusación, el problema surgió en agosto de 2015, cuando Colop llamó por teléfono a Carlos Leiva para indicarle que le entregara sus hijos a su expareja y que a cambio esta retiraría denuncias de violencia contra la mujer, en las lo señalaba a él.   

La sentencia fue dictada este miércoles en el Juzgado “A” de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango, donde el juez Juan José Jiménez determinó que la exfuncionaria actuó ilegalmente al haber interferido en asuntos de la pareja. 

“En los casos de violencia contra la mujer, aun cuando las mujeres desisten el caso sigue; no era parte de las funciones de ella y ofreció  algo que no se puede cumplir”,  manifestó el juzgador.

El juez Jiménez indicó que luego de haber tomado en cuenta que la sindicada perdió su empleo, le impulsó la pena mínima de seis meses. Además, deberá pagar Q1 mil 260 para no estar en prisión. 

Grabó llamadas

Leiva, quien tenía la custodia de sus hijos, grabó las llamadas telefónicas y acudió a la Fiscalía para denunciar las llamadas de la exdelegada de la Demi.

Colop fue destituida del cargo en diciembre del 2015; en ese entonces fue señalada de pedir dinero en este caso, extremo que no fue verídico, ya que según la investigación del Ministerio Público, únicamente coaccionó a la víctima.

El juzgador le negó un perdón judicial a la sentenciada, ya que considera que la población exige que quienes cometan un delito sean castigados. Agregó que posiblemente la acción de la condenada no tenía una mala intención, pero se extralimitó en sus funciones y actuó de forma ilegal.

Oseas Colop, abogado defensor, había solicitado al juzgador un perdón judicial aduciendo que su defendida actuó en protección a la usuaria de la institución y efectuó una acción legal.