Quetzaltenango

Fallece mujer que fue atacada con un azadón por su hijo

Silvestra Marroquín, de 55 años, quien habría sido atacada por su  hijo, falleció el domingo recién pasado en el Hospital Regional de Occidente (HRO) en la cabecera de Quetzaltenango, donde estaba internada.

Por Carlos Ventura / Quetzaltenango

Archivado en:

Quetzaltenango Violencia
Silvestra Marroquín es atendida por un médico en el HRO. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Silvestra Marroquín es atendida por un médico en el HRO. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Violeta Sac, vocera del centro asistencial, dijo que la causa de muerte de la víctima fueron fracturas que tenía en el cráneo debido a los golpes que recibió.

Fiscales del Ministerio Público llegaron al HRO para documentar el hecho y comenzar una investigación para someter ante la justicia al supuesto responsable.

Ataque

La mañana del martes 31 de mayo último, Marroquín fue golpeada con un azadón por su hijo, quien padece trastornos mentales, cuando se encontraba en su vivienda, en el sector Marroquín de Palestina de los Altos, Quetzaltenango, por lo que fue trasladada al HRO, según el cónyuge de la víctima, quien no quiso identificarse.

La  vocera del hospital dijo que la víctima tenía cuatro heridas cortantes y que luego de atenderla quedó en  condición estable.

“No es la primera vez que lo hace, a mí ya me agredió también y lo denuncié a la Policía Nacional Civil (PNC), pero no hicieron nada. Parece que está loco”, explicó el cónyuge de la mujer.

Agregó que vecinos le avisaron lo que había ocurrido en su vivienda mientras él trabajaba en el campo. Aseguró que de nuevo pediría ayuda a las fuerzas de seguridad para evitar más problemas.

“Me avisaron que le habían pegado a mi esposa y que fue mi hijo. Solo espero que se recupere y voy a pedir a las autoridades que hagan algo para que ya no se acerque a nosotros”, añadió el hombre el día del ataque.

Aparte, agentes de la PNC ubicados en el nosocomio indicaron que tomaron el reporte del hecho para empezar con una investigación.

Eva Esperanza Escobar Marroquín, hija de la fallecida, dijo que no era la primera vez que su hermano golpeaba pues ya lo había hecho con su padre.