Quetzaltenango

Exguardia de morgue acepta responsabilidad en extravío de cadáver 

Este miércoles  comenzó en Quetzaltenango el juicio en contra de Gustavo Gómez Pérez, de 31 años, quien aceptó su responsabilidad en la desaparición del cadáver de un bebé en la morgue del Hospital Regional de Occidente (HRO).  

Por María José Longo / Quetzaltenango

Gustavo Gómez Pérez enfrenta proceso por incumplimiento de deberes. (Foto Prensa Libre: María José Longo).
Gustavo Gómez Pérez enfrenta proceso por incumplimiento de deberes. (Foto Prensa Libre: María José Longo).

El Ministerio Público (MP) acusa a Gómez por incumplimiento de deberes, ya que la madrugada del 28 de julio de 2015 cuando se encontraba de guardia de la morgue, le fue entregado el cadáver de un  recién nacido que había fallecido un día anterior, pero el cadáver desapareció.

Hasta el momento la fiscalía no tiene una explicación de qué sucedió con el cadáver del hijo de Brenda Racancoj, de 21 años. “Como encargado de la morgue tenía la responsabilidad de recibir y entregar los cadáveres de las personas fallecidas; además, no existe en los libros registro alguno de la entrega del cuerpo del  niño”, dijo Víctor Hugo Alvarado, agente fiscal del MP.

De acuerdo con el ente investigador, la fiscalía cuenta con grabaciones de las cámaras de seguridad del HRO y testigos entre ellos trabajadores del referido nosocomio. 

Odilia Noriega, abogada defensora, solicitó al juez Miguel Canastuj que el proceso se resolviera como un hecho notorio, porque el sindicado aceptó su responsabilidad en el incidente. 

Reconoce

“Yo recibí el cadáver e incumplí con dejarle por escrito la información al compañero que recibió el turno”, afirmó el sindicado, quien asegura que los restos del menor estaban en la morgue y no sabe qué fue lo que sucedió.

El juzgador accedió a la solicitud de la defensa a lo que el MP tampoco se opuso, por lo que para hacer el juicio más corto debido a un hecho notorio, el ente investigador desistió de algunas pruebas y únicamente serán escuchados cinco testigos y otras pruebas básicas.

Según la investigación,  el 25 de julio de 2015, Brenda Racancoj fue atendida  por una comadrona,  pero su hijo nació prematuro y tuvo complicaciones de salud que ameritaron llevarlo al HRO, donde falleció y fue trasladado a la morgue.

Gustavo Gómez Pérez también informó que el día de los hechos, él estaba de vacaciones, pero un compañero le solicitó que cubriera su turno.