Quetzaltenango

Ligado a proceso sindicado de muerte de niña

La Jueza Cindy Reyes, del Juzgado D de Turno de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango, resolvió este lunes ligar a proceso a Américo Hernán López Calderón por asesinato y plagio o secuestro.

Por María José Longo / Quetzaltenango

Américo Hernán López Calderón fue ligado a proceso por la muerte de una niña de tres años. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Américo Hernán López Calderón fue ligado a proceso por la muerte de una niña de tres años. (Foto Prensa Libre: María Longo)

De  acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público (MP), el pasado 5 de septiembre un grupo de  pobladores del barrio La Llovizna, San Felipe, Retalhuleu, localizaron el cuerpo de Carly Aracely Soto Gómez, de 3 años, flotando en el río Samalá, por lo que  alertaron a paramédicos de la Cruz Roja, quienes constataron que el cuerpo presentaba golpes en diferentes partes del cuerpo.

La menor había desaparecido dos días antes del hallazgo cerca de su vivienda, ubicada en la aldea Las Marías, El Palmar, Quetzaltenango.

La fiscalía señala a López Calderón como el responsable de secuestrar y asesinar a la menor, pues lo identificó por medio de testigos que vieron cuando este se llevaba a la niña.

La juzgadora indicó que los peritos del MP tendrán dos meses para investigar los hechos y demostrar que el señalado participó en la muerte de la menor.

Otro proceso

El pasado 6 de noviembre la jueza Teresa Ampérez, del Juzgado B de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango, ligó a proceso a Fernando Coc Ical, 34, a quien se le sindica del asesinato de tres personas, informaron fuentes judiciales. 

En esa oportunidad, Milagro Rivas, agente fiscal del Ministerio Público (MP), indicó que al sindicado se le acusa de haber participado en la muerte de Odilio de Jesús López González, José Daniel Aristondo Loaiza y Over Dagoberto López Samayoa, quienes llegaron a la vivienda de Carlos León Barillas el 23 de noviembre del 2013, para concretar la venta de una finca en Quiché, pero fueron asesinados.

“Según la necropsia efectuada, las víctimas murieron a causa de asfixia por sofocamiento y estrangulamiento. Al momento de localizar los cadáveres el 1 de diciembre del 2013, estos tenían bolsas plásticas en la cabeza”, detalló Rivas.

De acuerdo con la investigación, el día que ocurrió el triple crimen Coc Ical negociaría con las víctimas el pago de US$18 mil (Q137 mil 880) y entregaría varios cheques por Q2 millones 800 mil correspondientes a un pago total de Q5 millones, pero para no pagar el resto y obtener los bienes, mató a las víctimas.