Quetzaltenango

Juez condena a hermanos a tres años de prisión, pero quedan en libertad   

Los hermanos José Roberto y Luis Fernando Monterroso Bolaños fueron sentenciados en Quetzaltenango a tres años de prisión, acusado de homicidio preterintencional, pero les fue suspendida la pena.

Por María José Longo / Quetzaltenango

Archivado en:

Quetzaltenango
José Roberto Monterroso, sindicado, -izq- junto a su abogado Benito Ajucum, en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
José Roberto Monterroso, sindicado, -izq- junto a su abogado Benito Ajucum, en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

La condena se llevó a cabo en el  Tribunal Primero de Sentencia Penal de Quetzaltenango, donde  el Ministerio Público MP los señaló del homicidio de Frank Rony Ottoniel Aguirre Jimenez, ocurrido el 13 de mayo del año pasado en Xela. 

El juez Moisés de León determinó que los condenados no tenían la intención de matar a la víctima y cambió el delito;  además, los benefició con una suspensión condicional de la pena, es decir que obtendrán su libertad, pero deben abstenerse de delinquir para no tener que cumplirla.

Según la investigación, la víctima padecía esquizofrenia, y con una piocha ocasionó daños en la puerta del garaje de la vivienda de la familia de los acusados, así como al vehículo de Luis Fernando Monterroso, abogado y exdelegador de la Procuraduría General de la Nación. .

Ambos hermanos, junto a otras personas, persiguieron a la víctima y al llegar a la 29 avenida de la zona 7 de Xela, lo agredieron, por lo que la víctima fue trasladada al Hospital Regional de Occidente, donde murió por los golpes y heridas que sufrió.

“No se comprobó qué heridas y cuántas ocasionaron los hermanos a la víctima; además, participaron más personas y su intención no era matarlo",  manifestó el juzgador.

“Estamos en desacuerdo con la resolución porque tomaron en cuenta únicamente las pruebas que a ellos les convenían, a mi hermano lo mataron aquí en la ciudad de Quetzaltenango, lo asesinaron peor que a un animal y nadie merece morir así”, manifestó Carlos Aguirre, hermano de la víctima.