Quetzaltenango

Ligan  a proceso a guardia sindicado de la muerte de un bebé 

El guardia, Jairo Abimael Castellanos Santizo, de 22 años, quedó en prisión preventiva y ligado  a proceso, sindicado de homicidio culposo y lesiones culposas, así lo resolvió el fin de semana último el Juzgado C de turno de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango. 

Por María José Longo / Quetzaltenango

Jairo Abimael Castellanos es sindicado de un crimen en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo).
Jairo Abimael Castellanos es sindicado de un crimen en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo).

Al sindicado se le señala de haber causado la muerte a balazos de Manuel Bruno Tzoy Perpuac, de 3 meses, y de haber lesionado a la madre del menor, María Apolinaria Tzoy Perpuac, 26, el jueves último en la Tienda Esquipulas, en la zona 1 de Xela.

El día del incidente,  Castellanos  argumentó que el hecho ocurrió porque trató de evitar que dos sujetos asaltaran el negocio, y cuando forcejeó con ellos el arma de fuego se accionó e hirió el menor.

Autoridades indicaron que luego del incidente, el sindicado se entregó a un grupo de agentes de la Policía Nacional Civil, quienes lo trasladaron al Juzgado “G”  de Turno de  Primera Instancia Penal de Quetzaltenango, donde el juez resolvió falta de mérito y señaló algunas debilidades de la investigación; sin embargo, el viernes recién pasado el Ministerio Público (MP) solicitó la orden de captura.





Amplían investigación

Arlhens Quiñonez, agente fiscal del MP, indicó que ampliaron la investigación para solicitar la orden de aprensión y con los nuevos indicios el juzgado accedió. Agregó que es vital el testimonio de la madre del menor.

El juez Félix Sontay dijo que según los indicios, a las 19 horas del jueves pasado, el guardia ingirió bebidas alcohólicas junto a dos individuos  con aspecto de pandilleros.

Añadió que a las 21 horas los dos sujetos regresaron al negocio y botaron productos de la tienda, por lo que María Apolinaria Tzoy, quien cargaba  a su bebé en la espalda, les indicó que se fueran y estos la amenazaron con un arma.

Se presume que el guardia Jairo Abimael Castellanos forcejeó con los dos sujetos y el arma se disparó dos veces ocasionándole heridas e en el brazo izquierdo a la mujer y en la espalda al bebé, quien falleció en el Hospital Regional de Occidente.