Quetzaltenango

Niños de Colomba cambian juguetes bélicos por  educativos

Con el fin de fomentar valores y la convivencia pacífica de la niñez, presente y futuro del municipio, en la comunidad agraria Las Mercedes, Colomba, Quetzaltenango, se efectuó un concurrido acto en el que decenas de niños cambiaron sus juguetes bélicos por  educativos, para darle vida al lema “Paz para Colomba”.

Por Edgar Octavio Girón / Colomba

Juguetes bélicos que llevaron niños de Colomba fueron destruidos como una demostración de que lo que se quiere es la paz entre la población. (Foto Prensa Libre: Édgar Girón)
Juguetes bélicos que llevaron niños de Colomba fueron destruidos como una demostración de que lo que se quiere es la paz entre la población. (Foto Prensa Libre: Édgar Girón)

La actividad estuvo coordinada por la Dirección Municipal de la Niñez y la Unidad de Protección de la Niñez y Adolescencia de la Policía Nacional Civil (PNC), y se contó con la presencia de personal de la embajada de Estados Unidos, entre este el doctor Wayne Pitt,  que donó juguetes para hacer el intercambio.

Ramiro Estacuy, padre de familia que llevó a sus hijos para que participaran en la actividad, expresó: “Estamos muy contentos por este acto. Es necesario fomentar entre la niñez actividades que alimenten su mente y sus futuras acciones con pensamientos de paz y fraternidad para ahuyentar la violencia que tanto daño nos está haciendo”.

“Nos hemos acostumbrado a regalar a nuestros hijos juguetes con formas de armas de fuego o de cuchillos, cañones y otros tipos de juguetes bélicos. Lo que hacemos es alimentar sus pensamientos con futuras acciones de violencia y de guerra”, añadió.

Agentes de la PNC entregaron a los niños juguetes educativos y ellos entregaron sus juguetes bélicos. “Es una alegría muy grande, que se puedan realizar estas actividades porque nos permite acercarnos a los niños que son el presente y el futuro de nuestro municipio, llevándoles mensajes de paz y amor”, expresó el alcalde de Colomba, Isidro Castillo.

Decenas de caritas alegres se pudieron ver cuando los pequeños recibían juguetes nuevos, diferentes a los que tenían y fomentaban en ellos la violencia y el odio hacia los demás. “Ahora sé que debemos amarnos con los niños y niñas de la comunidad para vivir en paz”, dijo el niño Renán López, que se mostraba contento porque tenía un juguete nuevo.

Padres de familia se sumaron a la actividad y aplaudieron la acción de las autoridades locales, con el apoyo de la embajada de Estados Unidos.

Payasitos deleitaron a los niños con juegos antes del intercambio de juguetes.

Para concluir la actividad, los juguetes bélicos fueron destruidos y los mismos niños participaron en la destrucción al pararse sobre estos.