Quetzaltenango

Las nueve adolescentes trasladadas a Xela están embarazadas

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) confirmó este viernes que las nueve adolescentes, provenientes del Hogar Seguro Virgen de la Asunción y que  fueron remitidas a la Casa Hogar de Quetzaltenango, están en estado de gestación.  

Por Carlos Ventura / Quetzaltenango

Personal de la Casa Hogar Quetzaltenango traslada a las menores. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura).
Personal de la Casa Hogar Quetzaltenango traslada a las menores. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura).

Se informó que cuatro de las menores ya fueron evaluadas en el Hospital Regional de Occidente (HRO), donde se informó que gozan de buena salud al igual que sus bebés.

Giovanni Ortega, director del hospital, dijo que las cuatro menores que oscilan entre los 14 y 17 años, tiene un tiempo de gestación de 10 a 24 semanas.

“El jueves evaluamos a dos y hoy a otras dos. Son nueve las que serán evaluadas. Ellas están bien de salud, ya se les hizo una evaluación ginecológica por parte de la clínica y realizamos un ultrasonido en el que hemos determinado que los bebés están estables”, explicó.

Flor Gómez, delegada de la PDH, dijo el jueves último que durante la inspección que realizaron en la casa hogar que se ubica sobre la 4 avenida de la zona 1, pudieron determinar que nueve adolescentes, comprendidos entre las edades de 14 a 17 años, ingresaron la noche del miércoles.

"Hemos detectado que cuatro están en estdo de gestación de 3, 4 y 6 meses; sin embargo, consideramos que puedan  haber otros casos. Hacemos las verificaciones sin generarles un impacto” explicó Gómez. 

Gómez, dijo que las adolescentes fueron recibidas y atendidas psicológicamente y otras fueron llevadas al Hospital Regional de Occidente para atención médica.

La delegada  explicó que las instalaciones tienen capacidad para 120 adolescentes y que en en estos momentos hay 89 incluidas las nueve; sin embargo, hizo un llamado a evitar el hacinamiento.

"Vemos que el hogar reúne las condiciones mínimas dentro de sus limitantes y el protocolo de atención es adecuada”, comentó.

Rony Catalán Rosales, padre de una adolescente de 14 años, originarios de Cuidad Quetzal, San Juan Sacatepéquez, dijo que están viviendo los peores momentos de su vida pero aseguró, estar agradecido con Dios por esa segunda oportunidad que les ha dado.

“Esto resultó ser peor que estar en la calle. Nosotros como padres somos los responsables de esta situación pero creo que muchas veces es mejor que estén con nosotros. Pido a Dios que les de fuerza y consolación a todas las familias que perdieron a sus hijas. A mí solo me queda decirle al Señor gracias por esta segunda oportunidad que nos ha dado y yo le he pedido a mi hija que lo haga” dijo. 

Reconoce falta de capacidad

El Presidente de la Republica, Jimmy Morales, quien acudió a un evento efectuado en la zona 3 de la cuidad de Quetzaltenango, dijo que como Estado, incluyendo todos los sectores, no se ha tenido la capacidad de trabajar de la mejor manera.

Argumentó que ha solicitado a las instituciones que la ley manda para que se haga las investigaciones y que no se entorpezcan las mimas para determinar cuáles fueron las causas y que se juzguen a quienes pudieran tener responsabilidad.

Añadió que ha solicitado una investigación administrativa para tener más información del caso el que dijo que es una irresponsabilidad del Estado.  

"Todos los guatemaltecos tenemos parte de la responsabilidad de cuál es la sociedad, nación, republica que hemos construido. Es verdaderamente triste y lamentable que decenas de niños y niñas puedan morir en una situación como se dio y esto puede suceder y volver a suceder en todos los lugares en donde nosotros como Estado no estamos poniendo la atención debida.

El mandatario expresó que desde la fundación de la Casa Segura, en el 2010, se hicieron señalamientos que ese tipo de soluciones no eran las que deberían encontrarse para los niños y niñas ya que masifica la institucionalidad del cuidado de los niños, sin embargo, continuo.

Protesta en la salida presidencial.

Un grupo de cinco jóvenes llegaron con un cartel y cantando consignas en las afueras donde asistió el Presidente, pidieron que se esclarezca la muerte de las 37 niñas.

Pablo Fuentes, uno de los integrantes, dijo que la protesta fue por el poco interés de las autoridades en atender a los niños y niñas el cual conllevó a la muerte de varios.

“El Hogar Seguro está a cargo de una Secretaría de Estado y toda responsabilidad recae en el Estado y lo que queremos es que se esclarezca el caso el origen del incendio, algo real. Hay que hacer llegarle a población de lo que está pasando con los niños” detalló.





Los hechos

Unas 37 menores murieron como consecuencia del siniestro, según confirmaron este jueves las autoridades.

Los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios reportan 39 menores atendidas, de las cuales 12 murieron el miércoles y la madrugada de este jueves, a causa de la gravedad de las quemaduras, señalan fuentes oficiales.

De acuerdo con las pesquisas, el fuego fue originado por ellas mismas en unos colchones, explicó el defensor de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), Abner Paredes.





La PDH y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) manifestaron que en reiteradas ocasiones se han pronunciado para que se efectúe el cierre paulatino del Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

La procuradora adjunta, Hilda Morales, recuerda que hace tres meses la PDH solicitó medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero no han obtenido respuesta. 

Morales comentó que las autoridades no tienen la capacidad para manejar un hogar de esa naturaleza, ya que es una finca donde hay pabellones para atender a diferentes grupos, desde bebés abandonados, niños con discapacidad, menores embarazadas y adolescentes que han terminado su sanción en procesos de conflicto con la ley y esperan un recurso familiar.

Organismos internacionales y organizaciones de la sociedad civil lamentaron la muerte de al menos 31 menores en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción y demandaron que el Estado cumpla su responsabilidad de proteger los derechos de la niñez en situación vulnerable.