Agricultores se benefician con nuevas técnicas agrícolas

Agricultores buscan enfrentar el cambio climático con innovación tecnológica en  sus cultivos, con el objetivo de mejorar sus cosechas y contribuir a la seguridad alimentaria del país,

Por Oscar Felipe y corresponsales

Mujeres de San Rafael Las Flores, Santa Rosa, muestran parte de las cosechas que obtienen de los huertos en sus hogares. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona).
Mujeres de San Rafael Las Flores, Santa Rosa, muestran parte de las cosechas que obtienen de los huertos en sus hogares. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona).

Campesinos de Quiché, Chimaltenango, Santa Rosa, Huehuetenango y Sololá dan testimonio  del beneficio que obtienen al   cultivar en micro y macrotúneles, así como con el uso de polietileno en el suelo para evitar que crezca la maleza,  y  de semillas mejoradas.

En la aldea Guantajau, Sacapulas, Quiché,  los 105 socios de la Asociación de Desarrollo Comunitario Integral

Guantajau Utzalaj Ajtikonojel (Adecigua)  utilizan  minirriego y    polietileno, con lo que  han logrado mejorar la cosecha de ejote de exportación.

Miguel Lux, socio de Adecigua,  dijo que gracias a la nueva modalidad han logrado cosechar cuatro mil quintales de ejote, en 40 hectáreas de terreno.

“Ahora se cultivan verduras en terrenos donde antes  solo se sembraba maíz.  Cultivamos chile, cebolla y tomate”, agregó.

Domingo Pu Tum, representante legal de  Adecigua, indicó que este año han captado  Q1.9 millones en producción, lo que  contribuye al desarrollo de la comunidad.

En Magdalena La Abundancia, aldea del mismo municipio, funciona la  Asociación de Desarrollo Integral y Ecológica Sacapulteca (Adíes), que tiene 169 socios y   su principal cultivo es la cebolla.

Manuel Tum, coordinador de Adíes, informó que cada año cultivan 25 mil quintales de cebolla, en 22 hectáreas de terreno, y según él, son los mayores abastecedores de ese producto en el país.

Nuevas semillas

En Chimaltenango, el Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola (Icta)  promueve el mejoramiento genético de granos y hortalizas.

Adán Rodas, director del Centro de Investigación del Altiplano Central   del Icta, indicó que las investigaciones se basan en mejorar la siembra de maíz y frijol, pues el  hierro y proteínas de los granos contribuyen a combatir la desnutrición.  

“Se han creado híbridos con mayor presencia de estos componentes y se asegura un mejor producto en la cosecha”, resaltó Rodas.

Añadió que han creado maíz Marshall y B 301 —blanco y amarillo— y son semillas de milpas bajas que   son resistentes a la lluvia y el viento. Otras semillas mejoradas son de pitahaya dorada, melón, sandía, tomate, chile y pepino.



Producción de ejotes en Sacapulas, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa).
Producción de ejotes en Sacapulas, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa).


Benefician a mujeres

En Santa Rosa, unas cuatro mil mujeres de los 14 municipios  reciben capacitación   sobre huertos  en hogares, otra forma de paliar la crisis alimentaria.

Mayra Rojas, directora de la Oficina de la Mujer de San Rafael Las Flores,   indicó  que    las mujeres siembran  diferentes productos en sus viviendas, como una alternativa por las pérdidas de cosechas a causa de la sequía.

En Huehuetenango, varias comunidades buscan fortalecer la productividad agrícola al implementar buenas prácticas y diversificación de cultivos, contó  Rudy López, promotor de cultivo en Caniche, Colotenango.

En Sololá hay más de 60 minirriegos, y  producen hortalizas, principalmente papa, cebolla, zanahoria y flores.

O. Figueroa, J. Rosales, M. Castillo, O. Cardona y E. Saénz