Catorce personas resultan heridas al volcar picop

Al menos 14 personas resultaron con heridas al volcar el picop en el que se transportaban en la ruta de terracería entre las aldeas La Parroquia Lancetillo y El Bañadero, Uspantán, Quiché.

Por Óscar Figueroa / Uspantán

Catalina Caal Yat, de 16 años, una de las heridas en el accidente ocurrido en la aldea Campamac, Uspantán, Quiché, permanece internada en el Hospital Distrital de Uspantán. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Catalina Caal Yat, de 16 años, una de las heridas en el accidente ocurrido en la aldea Campamac, Uspantán, Quiché, permanece internada en el Hospital Distrital de Uspantán. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

El accidente pudo haber ocurrido debido al exceso de pasajeros en el vehículo y porque falló el sistema de frenos en una pendiente pronunciada.

Varios de los heridos fue atendida en el Centro de Atención Permanente (CAP) de La Parroquia Lancetillo, mientras que otros fueron trasladados al Hospital Distrital de Uspantán.

Catarina Caal Yat, de 16 años, una de las heridas, quien quedó internada en el hospital de Uspantán, narró que con su esposo Gerardo Choc, 19, y su suegra, viajaron de El Bañadero a La Parroquia Lancetillo a pasear, porque en esa aldea se celebra la fiesta titular. Para retornar a su vivienda abordaron el picop propiedad de Eliseo Megolla, junto a otras 12 personas, pero se accidentaron en el lugar denominado Cocalau.

“Acabábamos de pasar por la aldea Campamac cuando el picop volcó y quedamos regados en el monte. Mi esposo quedó interno en el CAP de La Parroquia Lancetillo, y a mi suegra la trasladaron al Hospital Regional de Quetzaltenango”, dijo Caal.

Personal del hospital de Uspantán indicó que la mayoría de los lesionados fueron atendidos en el CAP de La Parroquia Lancetillo, y otros fueron trasladados a Uspantán y a Santa Cruz del Quiché.

Roberto Argueta, líder comunitario, relató que el accidente ocurrió por el mal estado de la carretera de terracería, donde a diario transitan decenas de vehículos.

“Lo que pasó es que el piloto trató de frenar porque encontró con un microbús en sentido contrario en una pendiente muy peligrosa. Para el evitar el choque frontal, el piloto del picop maniobró bruscamente y su vehículo cayó en una hondonada de más de 25 metros de profundidad. Ojalá las autoridades s se preocupen por dar mantenimiento a esta vía rural porque accidentes similares ocurren con mucha frecuencia”, dijo Argueta.