Feria promueve en pobladores capacidad de superar adversidad 

Con la finalidad de fomentar en la población de Uspantán, Quiché, la cultura de resiliencia (Capacidad del ser humano para superar la adversidad) ante los problemas que causa el cambio climático y la desnutrición, se llevó a cabo la Primera Feria Constructiva en ese municipio, la cual fue promovida por Hábitad para la Humanidad Guatemala y en la que participaron varias entidades del sector estatal y privado.

Por Óscar Figueroa / Uspantán

Personal de Conred de Quiché explica a vecinos de Uspantán cómo identificar áreas vulnerables a desastres naturales. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Personal de Conred de Quiché explica a vecinos de Uspantán cómo identificar áreas vulnerables a desastres naturales. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

El coordinador nacional de recursos de la referida organización, Carlos Mejía, indicó que escogieron a Uspantán para desarrollar la feria, con el fin de facilitar a la población diferentes sistemas para optar a una vivienda segura y saludable que permita identificar áreas no vulnerables a los embates de la naturaleza  como deslaves y derrumbes, entre otros desastres.

Añadió que también se desarrollaron espacios para ilustrar la manera segura de preparar alimentos para prevenir la desnutrición y enfermedades gastrointestinales. 

"Por ello convocamos a diversas empresas y organizaciones para desarrollar alianzas estratégicas que provean conocimientos básicos sobre mitigación de desastres, de nutrición y huertos familiares",  manifestó Mejía.

El entrevistado añadió que la actividad fue pensada para que coincidiera con la culminación de la casa número 75 mil que Hábitad para la Humanidad Guatemala edifica en el país.  "Lo hacemos para que los beneficiados valoren su esfuerzo y provean de un hogar seguro a sus familias", dijo.

Gabriela Martínez, delegada departamental de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, valoró el esfuerzo que se hace para que la población conozca los riesgos a los que se enfrentarían en un futuro si se equivocan al escoger un área vulnerable a los embates de la naturaleza.

"En el área rural la población no mide las consecuencias y  regularmente escogen laderas, terrenos segmentados por un canal de flujos o en cercanías de nacimientos de agua para edificar sus viviendas.  Por ello es importante que se asesoren y verificar si sus terrenos son seguros para evitar tragedias”, manifestó Martínez.