Ligan a proceso a agentes sindicados de laborar en estado de ebriedad

El Juzgado de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Santa Cruz del Quiché, Quiché, ligó este martes a proceso a los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) Carlos Rufino Adonai Martínez Pu, de 21 años, y Juan Elías Torres Pérez, 26, sindicados de consumo ilícito de bebidas alcohólicas o fermentadas, al estar de servicio, uniformados y portando su arma de equipo en la subestación de Chichicastenango.

Por Óscar Figueroa / Santa Cruz del Quiché

Los agentes de la PNC Carlos Rufino Adonai Martínez Pu y Juan Elías Torres Pérez  fueron ligados a proceso por laborar supuestamente en estado de ebriedad. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Los agentes de la PNC Carlos Rufino Adonai Martínez Pu y Juan Elías Torres Pérez fueron ligados a proceso por laborar supuestamente en estado de ebriedad. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

El referido juzgado benefició a ambos con arresto domiciliario y la obligación de firmar el libro respectivo en los juzgados de Cunén y San Juan Cotzal, por ser los más cercanos a sus lugares de residencia.

La acusación formulada por el representante de la Fiscalía Distrital del Ministerio Público (MP) de Quiché explica que en uno de los dormitorios de la subestación de la PNC de Chichicastenango fueron encontradas 25 latas vacías de cerveza, botellas de tequila y whisky.

Ambos servidores públicos declararon ante el juez Fabián de León Pérez, luego que este les aseguró que su testimonio o el abstenerse no será empleado en su contra.

Se justifican

En su defensa, Martínez Pu explicó que había ingerido bebidas alcohólicas los dos días previos a su detención, cuando estaba de descanso.

Por su parte, Torres Pérez aseguró que la noche del domingo último cuando fue consignado sufría problemas en la garganta por el frío imperante.

Añadió que para calmar las molestias, vía telefónica pidió a su madre un consejo para que la molestia desapareciera.

“Fui a la farmacia a comprar lo que mi mamá me sugirió, lo preparé y me lo tomé. Imagino que eso debió haberme provocado aliento a algo parecido al alcohol", dijo Torres.

El juez dejó al MP tres meses para que culmine su investigación y que presente la acusación respectiva en contra de los sindicados que podrían enfrentar penas de uno a tres años de prisión.