Localizan cadáver de maestro reportado como desaparecido

José Efraín Méndez Gil, de 89 años, que se desconocía de su paradero desde hace más de una semana, fue encontrado en el fondo de un barranco el cantón Las Ruinas, Santa Cruz, Quiché.

Por Óscar Figueroa / Quiché

El cuerpo del maestro Efraín Méndez fue hallado sin vida el viernes último, en un desagüe en el cantó Las Ruinas, Santa Cruz del Quiché.
El cuerpo del maestro Efraín Méndez fue hallado sin vida el viernes último, en un desagüe en el cantó Las Ruinas, Santa Cruz del Quiché.

Miembros de la Patrulla de Rescate de la 12 Compañía de Bomberos Voluntarios y con apoyo de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y vecinos del lugar, rescataron el cuerpo sin vida de José Efraín Méndez Gil, de 89 años, en  el fondo de un barranco de unos ciento cincuenta metros de profundidad, en el cantón Las Ruinas, en Santa Cruz del Quiché.

El socorrista, Christian Quiñónez, informó que al llegar hasta el cuerpo constataron que la persona había fallecido desde hace días porque estaba en avanzado estado de descomposición, por lo que optaron por coordinar con el Ministerio Público (MP) y PNC para que llevaran a cabo el proceso de obtención de evidencias para la respectiva investigación.

Quiñónez añadió que al fondo del abismo llegaron unas personas quienes dijeron ser familiares del occiso. El cuerpo fue identificado como Efraín Méndez Gil, que estaba desaparecido desde hace más de una semana, según sus familiares, habría salido de su hogar a cobrar su cheque producto de su jubilación por la labor que desempeñó durante años como docente en el Instituto Fray Francisco Jiménez.

"El cráneo del señor estaba completamente desfigurado y suponemos que los golpes fueron ocasionados al caer en el barranco, pero será el informe forense que determinará si murió accidentalmente o si hay indicios de que la muerte fue provocada", dijo el socorrista.

El entrevistado agregó que el rescate del cuerpo duró aproximadamente tres horas, debido que a los socorristas les fue imposible emplear el sistema de descenso con cuerdas sino que debieron acceder a pie al área y sacar cargado los restos del maestro.

En vida, el fallecido fue muy conocido y apreciado por la sociedad de Santa Cruz del Quiché, debido a la cantidad de años que laboró para el Ministerio de Educación.