Persiste pobreza en comunidades de la provincia

Alta Verapaz, Sololá, Totonicapán y Quiché presentan el mayor índice de pobreza en el país, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) del 2014, cuyo resultado fue socializado la semana última en Santa Cruz del Quiché.

Por Óscar Figueroa

Una pequeña de 9 años es la encargada de cocinar y atender las necesidades de su hogar. Su familia es el claro reflejo de la pobreza en la que viven en Uspantán, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Una pequeña de 9 años es la encargada de cocinar y atender las necesidades de su hogar. Su familia es el claro reflejo de la pobreza en la que viven en Uspantán, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

La exposición, que estuvo a cargo del personal del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), destacó que Alta Verapaz tiene el mayor número de personas pobres, con una tasa de 81.3% en la población, seguido por Sololá, con 80.9%; Totonicapán, con 77.5%, y Quiché, 74.7%.

En tanto que la extrema pobreza en Alta Verapaz es de 53.6%; Quiché, 41.8%, Totonicapán, 41.1%; y Sololá, 39.9%.

La pobreza a escala nacional del 2006 al 2014 subió de 51.2% a 59.3% y la extrema pobreza, de 15.3% al 23.4%.

Entre los más pobres

En escala de bienestar, Encovi establece que en la línea de pobreza extrema se sitúan quienes obtienen un ingreso anual per cápita, de Q5 mil 750, es decir, Q15.97 diarios y Q479.16 mensuales, condición en que vive el 41.8% de la población de Quiché.

Jorge Ibáñez Castillo, delegado Regional VII del INE en Quiché, indicó que la Encovi 2014 describe un dramático descenso en la satisfacción de las necesidades básicas para los habitantes de ese departamento.

La Encovi señala que apenas el 25.3% de los quichelenses vive en condiciones de no pobreza.

Desnutrición

Además de situaciones precarias en Quiché, también destaca alto número de desnutrición aguda y crónica que afecta principalmente a poblaciones de Chichicastenango y Santa Cruz del Quiché.

También se reporta un 56% de desnutrición crónica en niños en edad escolar —a partir de 6 años— y un 70% de desnutrición crónica en niños menores de 5 años, según la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil de 2015, relató Víctor Chinchilla, delegado de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán) en Quiché.

“Existe una gran relación entre los resultados de ambas encuestas, ya que los niños con desnutrición se encuentran en los hogares más pobres”, resaltó el delegado de Sesán.



Entrega del informe de Encovi en Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Entrega del informe de Encovi en Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)


Freno al desarrollo

Víctor Chinchilla, delegado de la Sesán en Quiché, dijo que una de las barreras para eliminar la pobreza y desnutrición en Quiché es el alto índice de analfabetismo.

“No saber leer ni escribir impide que puedan seguir las instrucciones que se les dan para nutrir bien a sus hijos, y es el departamento  con la tasa más alta de natalidad,   4% en el 2014”, manifestó Chinchilla.

Según la Encovi 2014, en Quiché el 14.1% de la población no sabe leer ni escribir,  es decir,  el más alto porcentaje a escala nacional.