Celulares y números telefónicos son decomisados en cárcel

La tarde de este martes, decenas de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), comenzaron una requisa en la cárcel de la comisaría 34, en la cabecera de Retalhuleu: tres horas después se confirmó la incautación de varios teléfonos celulares, chips y una lista de números telefónicos, supuestamente para extorsionar.

Por Rolando Miranda

Agentes de  la policía nacional civil (PNC) y  Ministerio Público ingresaron a la cárcel  preventiva  para hombres. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Agentes de la policía nacional civil (PNC) y Ministerio Público ingresaron a la cárcel preventiva para hombres. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

La acción policial comenzó con el objetivo de desarticular una estrucutra que según investigaciones, operaba desde el centro carcelario a cargo de la PNC.

En conjunto con fiscales del Ministerio Público, la PNC reportó el decomiso de tres teléfonos celulares con sus chips y cargadores, además de un listado de nombres y números telefónicos.

Se presume que los teléfonos móviles, son utilizados para extorsionar a victimas recidentes en los departamentos de Retalhuleu, Suchitepéquez, San Marcos y Quetzaltenango, ya que según investigaciones se determino que dos números que fueron incautados coinciden con algunas denuncias de personas que han sido extorsionadas.

La información policial también detalla que al menos 80 personas habrían sido víctimas de extorsiones coordinadas desde la cárcel preventiva de Retalhuleu y unas 40 de estas personas habrían pagado entre Q5 mil y Q10 mil por las presiones y amenazas recibidas.

Reos se amotinan

La semana anterior, un motín en el mismo centro carcelario provocó la intoxicación de varios policías y privados de libertad, durante el intento de tomar el control de la cárcel.

En esa ocasión, cuatro agentes de la PNC y cinco reos fueron atendidos por intoxicación por las bombas lacrimógenas utilizadas por las Fuerzas Especiales en su ingreso a la cárcel preventiva.

El amotinamiento preocupó a vecinos que se encontraban en el parque central, ya que vieron un fuerte movimiento de agentes de la PNC gritando que rodearan la comisaria.

Varios uniformados rodearon la comisaría y gritaban que cuidaran las salidas de la cárcel asi como en los techos, ya que se presumía que los reos intentaban escapar.

La PNC informó que en el interior de la cárcel los reos quemaron colchonetas, rompieron muebles y doblaron algunos barrotes.

Un delegado de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) dijo que el motín se produjo luego de que la PNC intervino para evitar que los reos que controlan el penal cobraran la talacha, pago que deben hacer a su favor otros reos.