Pobladores afirman que cueva está encantada y que en esta aparecen seres extraños

La cueva encantada, como la llaman los vecinos, se encuentra a unos tres kilómetros del área urbana de El Asintal, Retalhuleu, donde según relatos, en el lugar aparece el Cadejo,  el Sombrerón y un gallo de oro.     

Por Jorge Tizol / El Asintal

Poblador muestra la entrada de la cueva que supuestamente está encantada en El Asintal, Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)
Poblador muestra la entrada de la cueva que supuestamente está encantada en El Asintal, Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)

Para llegar a la cueva hay que pasar un sendero boscoso y hasta la fecha nadie ha explorado su interior; sin embargo, pobladores afirman  que en la noche  se escucha que canta un gallo.

El vecino Efraín de León, de 89 años, comentó que sabe acerca de la cueva desde que tenía 6 años,  y siempre ha escuchado ruidos en el interior, y  es visitada por jóvenes de diferentes lugares.

La casa de De León está ubicada a un kilómetro de la cueva, y recuerda que en años anteriores, un hombre de baja estatura con sombrero grande salía del lugar y  llegaba a su inmueble. 

“Recuerdo que mi madre le decía a mi papá, vos ya vino juanito y  él le respondía déjalo que descanse, luego  la hamaca se movía sola. Cuando amanecía esta estaba enrollada como si nada hubiera pasado, y aunque  han pasado muchos años, creemos que aún llega a la casa”, dijo manifestó De León.

Según vecinos consultados,  el gallo que canta por las noches es de oro, y aunque han intentado atraparlo, les ha sido imposible. Añadieron que también han visto que del lugar sale el Cadejo.  

“La cueva nunca ha sido explorada, personas que han llegado han intentado, pero solo han ingresado 10 metros, después ya no siguen porque tiene varias brechas y se desconoce si tienen salida”, indicó Mario Chávez, otro poblador.  

“Algunas personas de avanzada edad cuentan que esta cueva era utilizada por los mayas para pasar a México, ya que hace varios años fueron encontrados vestigios arqueológicos del período  preclásico y clásico”, agregó Chávez.  

Julio Marroquín, líder comunitario, manifestó que en ocasiones llegan  sacerdotes mayas para realizar ceremonias en el interior.

Palmera encantada

Vecinos de la colonia Santa Elena, El Asintal, afirman que un árbol de coco ubicado en el lugar está encantado, ya que las personas sienten que algo los jala cuando lo trepan; además, un poblador que logró llegar a la copa cayó de una altura de unos ocho metros y sufrió severos daños.

El vecino Saulo Calderón indicó que el árbol posiblemente está encantado, ya que varias personas han sentido una sensación extraña que impide que terminen de treparlo.

Lucía Sánchez, otra vecina, comentó que un joven que intentó subir, pero cayó y se fracturó una pierna. “Pobladores siempre han dicho que el palo está encantado”, afirmó.

Julia López, vecina, dijo que algo extraño sucede en el lugar, ya que los demás árboles de coco del sector son trepados sin ningún problema.

Pobladores indicaron que trepan árboles de coco para aprovechar sus frutos y agenciarse ce fondos para el sustento diario.





Queda en silla de ruedas

Édgar Escobar, de 29 años, se encuentra postrado en una silla de ruedas desde hace nueve meses, luego de que cayera del árbol de coco que supuestamente está encantado.

El afectado indicó que el incidente ocurrió el 3 de noviembre del 2014, cuando un vecino le dijo que le pagaría por bajar unos cocos y cortar algunas ramas.

Resaltó que cuando trepaba sintió un escalofrío, pero esto no le impidió continuar; sin embargo, cuando llegó a una rama curiosamente esta se quebró, lo que originó que cayera.

“Perdí el conocimiento por varias horas, cuando desperté ya estaba en un hospital. Los doctores me dijeron que me había fracturado tres discos de la columna y la clavícula”, manifestó.

Añadió que como no tenía trabajo decidió subirse al árbol, ya que necesitaba dinero para el sustento de sus cuatro hijos menores.

“Es duro estar postrado en una silla de ruedas sin poder hacer nada, mi esposa a veces consigue lavado de ropa en el centro del municipio y de eso a veces trae dinero”, expresó Escobar.

Escobar solicitó ayuda a vecinos y autoridades para salir adelante, ya que médicos le indicaron que tiene posibilidades de volver a caminar.