Roban imágenes de San José y la Virgen

Dos imágenes fueron robadas por desconocidos la madrugada de este jueves en la iglesia católica de la aldea Xulá, en la cabecera de Retalhuleu. 

Por Jorge Tizol / Retalhuleu

Peritos del MP recaban evidencias en iglesia católica de Xulá, cabecera de Retalhuleu, donde desconocidos robaron imágenes. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)
Peritos del MP recaban evidencias en iglesia católica de Xulá, cabecera de Retalhuleu, donde desconocidos robaron imágenes. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)

Vecinos de la referida localidad indicaron que se trata de las imágenes de el Patriarca San José y la Virgen de Candelaria, patrona de la comunidad.

Alfonso Humberto Pérez, poblador, dijo que los delincuentes forzaron uno de los balcones de la iglesia para ingresar, y además, dejaron tiradas latas de cerveza en la parte de atrás del inmueble.

“Venimos luchando por la fe cristiana desde hace muchos años, para que ahora vengan los delincuentes y se lleven las imágenes. Nos dejaron sin nada y destruyeron parte de las bases donde estaban colocadas las imágenes”, explicó Pérez.

Otro vecino, quien se identificó como Amílcar Gramajo, dijo que albañiles que trabajan en el lugar alertaron de que los balcones del templo estaban forzados y que una imagen del Niño Dios estaba tirada en el patio de la iglesia.



Ministerio Público investiga robo en iglesia de la cabecera de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)
Ministerio Público investiga robo en iglesia de la cabecera de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)


Carlos Pérez, residente, dijo que la imagen de la Virgen de Candelaria fue llevada a la aldea hace unos 35 años; mientras, la del Patriarca San José, unos 30.

Pérez añadió que el propietario de una finca del lugar regaló las imágenes a la iglesia, y que tienen unos 75 años de antigüedad.

Hugo Sandoval, jefe de la Comisaría 34 de la Policía Nacional Civil (PNC), informó que pobladores de la referida comunidad interpusieron una denuncia por el robo, por lo que investigaciones ya tomaron el caso.

“Los delincuentes dejaron algunas marcas de zapatos a orillas de un río que pasa cerca de la iglesia. Vamos a investigar en coordinación con personal del Ministerio Público, para que se recaben todos los datos y así poder dar con los responsables”, explicó Sandoval.